La Biodescodificación es el arte de acompañar a la persona a encontrar la emoción oculta, esencial (el resentir) asociada al síntoma que hay (la enfermedad) para descodificarla y así favorecer la curación mediante la liberación de la emoción que hay en el inconsciente y trascender dicha emoción transformándola. Enric Corbera

¿ PARA QUÉ MI BIOLOGÍA SE EXPRESA DE ESA MANERA?

Juana María Martínez Camacho

FORMACIÓN EN BIONEUROEMOCIÓN: Especialista en acompañamiento en Bioneuroemoción.

Diplomada:

CP-1 Bases de Biodescodificación por la aeBNE (Asociación Española de Bioneuroemoción)

CP-2 PNL (Programación Neurolinguistica) e Hipnosis Ericksoniana aplicadas a la Biodescodificación (Bioneuroemoción).

CP-3 Formaciones Específicas en Biodescodificación (Bioneuroemoción)

tel. 653-936-074

www.centroelim.org

Av. Sudamérica 7 (junto a Plaza Los Libertadores)

Roquetas de Mar- Almería- España

CONSULTAS PRESENCIALES Y POR SKYPE

ieBNE

lunes, 6 de noviembre de 2017

Las emociones

Resultado de imagen de emociones y sintoma

Las emociones están ligadas al cuerpo y, por tanto, sus manifestaciones son visibles (gestos, tono de la voz, ritmo cardiaco…).

Preceden a los sentimientos y se dieron antes en nuestro proceso evolutivo. Ocurren de forma automática, sin necesidad de pensar.

Su objetivo es regular el proceso vital y promover la supervivencia y el bienestar (homeostasis). En un principio (aunque hay algunas emociones que hoy en día no resultan adaptativas, como las que están detrás del racismo), las emociones apuntan directamente a la regulación vital a fin de evitar los peligros o ayudar al organismo a sacar partido de una oportunidad. 

“Desde los procesos químicos homeostáticos hasta las emociones propiamente dichas, los fenómenos de regulación vital, sin excepción, tienen que ver, directa o indirectamente, con la integridad y la salud del organismo”. (A. Damasio)

Las emociones proporcionan un medio natural para que el cerebro y la mente evalúen el ambiente interior y el que rodea al organismo, y para que respondan en consecuencia y de manera adaptativa.

Esta evaluación se puede hacer de manera inconsciente y de manera consciente. Aprender a responder de manera consciente y no automática ante los acontecimientos, nos habla de desarrollo de la inteligencia emocional. 

Las emociones provocan pensamientos y los pensamientos provocan emociones. 

Nuestro aprendizaje asociativo conecta emociones con pensamientos en una rica red de dos direcciones. Determinados pensamientos evocan determinadas emociones, y viceversa. 


El síntoma y las emociones

Imagen relacionada

Es bien sabido que nuestras emociones y sentimientos afectan a nuestro estado físico y nos produce diversas alteraciones en función de cómo vivimos los acontecimientos diarios.

Muchas veces nos quedamos aquí, creyendo que lo podemos hacer es muy poco o nada. Buscamos soluciones más o menos efectivas, desde la toma de un remedio a la práctica de diversas técnicas manuales, de relajación, etc.

Reprimimos nuestras auténticas emociones y sentimientos por tabúes, por educación, por conveniencia social, por creencias familiares o por educación religiosa. 

Esto lo hacemos la mayoría de las veces de una forma automática, inconsciente. Luego, unas horas o días más tarde, nos encontramos mal, tenemos acidez, nos duele la cabeza o la espalda.

Pensamos que eso es debido a una mala postura, a una comida que no está en condiciones o simplemente al estrés cotidiano.

No solemos ir más allá, nos quedamos en la explicación mental, en la explicación que justifica nuestro estado. 

Por carecer de educación emocional, tendemos a reprimir las emociones, no las arreglamos para no escucharlas de alguna de las siguientes maneras:

· No expresándolas, ni reconociéndolas, negándolas

· Me digo que ya pasará, que no es nada.

· Me agoto haciendo deporte para desahogarme, para no pensar en otras cosas.

· Me aturdo con la televisión 

· Me entrego en cuerpo y alma al trabajo.

· Evito de ir a ciertos lugares que me recuerdan algún drama.

· Intento distraerme para huir de una emoción negativa: cine, internet, juegos…

· Duermo más que la media normal.

· Como demasiado, bebo demasiado, tomo drogas, alcohol.

· Corto relaciones con la familia, mis raíces. Etc.

Si la situación, el malestar, el dolor que vivimos se repite una y otra vez, entonces nuestros síntomas se cronifican y nos vemos abocados a tomar un medicamento/remedio de una forma continua. 

Nos metemos en una rueda de emoción, dolor moral, dolor físico y sufrimientos. 

No encontramos la salida, buscamos encontrarnos bien lo más pronto posible, pero no hacemos algo fundamental, que es cambiar nuestros hábitos, nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, descodificar nuestras emociones atrapadas y censuradas por nosotros mismos.

No escuchamos a nuestro interior que nos envía un mensaje a través del síntoma físico. Nos sentimos bloqueados, no sabemos qué dirección tomar, qué camino seguir, nos sentimos vacíos, desorientados, perdidos. 

Mientras, nuestro inconsciente biológico sigue actuando y mandando el mensaje sin ser escuchado. Y no va a parar, va a seguir y va a aumentar en intensidad ese síntoma para que prestemos atención y si seguimos intentando apagarlo o silenciarlo, al final el síntoma será de tal índole que tendremos que pararnos ya que nos resultará imposible seguir nuestra vida cotidiana.

Es el momento de reflexión, de cuestionarnos nuestra forma de vida, de hacer un alto en el camino, de preguntarnos ¿qué me ha llevado hasta aquí? ¿qué siento? ¿como lo siento? ¿donde lo siento?

Es el momento de buscar otras soluciones. Pensar que quizás la respuesta está en MI. Para ello es necesario aprender a interpretar que me está diciendo mi Inconsciente Biológico.




viernes, 29 de septiembre de 2017

El sentido biológico del síntoma



Tenemos la creencia culturalmente que la enfermedad es algo “malo” a lo que hay que temer y erradicar,  cuando se trata  simplemente de una respuesta que  el cerebro da para la supervivencia del individuo, de su clan y de la especie.

Se trata de  un cambio de paradigma, de visión;  comprender la enfermedad de esta manera, y saber que hay una serie de leyes que hasta hace poco eran desconocidas, nos da la posibilidad de mejorar en cualquier proceso de enfermedad e incluso curarnos.

El comprender el funcionamiento  y los fundamentos de esta visión científica, es primordial para que la persona cambie su visión acerca de la enfermedad, comprendiendo que la dolencia no es una desgracia, algo negativo, sino más bien que se trata de una solución de supervivencia que da su cerebro, y que puede eliminarse si desaparece el conflicto que la originó, se trata de hacerlo consciente y cambiarlo para que el estrés psíquico desaparezca.

Todo conflicto emocional tiene su origen en una necesidad básica que no ha sido satisfecha, ya sea  de alimentación, de reproducción, de no haber podido defender el territorio, una necesidad de valorización, o necesidad de comunicación, de identidad y  de pertenencia.

Estos conflictos biológicos son arcaicos, básicos y se corresponden a nuestras 4 necesidades básicas biológicas

·         sobrevivir (comer, respirar, eliminar, reproducirse)
·         protegerse (tener cobijo, abrigo)
·         desplazarse (movilizarse para satisfacer las necesidades)
·         comunicarse (relacionarse con otros seres)

Estas  conductas han ido desarrollando los seres vivos en la antigüedad, servían para  sobrevivir, y en la actualidad, se activan en las situaciones estresantes que atravesamos cuando tenemos  conflictos que no podemos resolver.

Cuando pasamos por una situación que emocionalmente no pudimos resolver dentro de un plazo razonable para las leyes naturales, esta emoción queda en nuestro inconsciente; puede tratarse de una pérdida inesperada, una separación afectiva, la muerte de alguien querido, un diagnóstico terminal, un accidente, una quiebra económica, una situación ofensiva inesperada, un despido del trabajo, etc. 

El no encontrarle una solución a este conflicto, hace que el cerebro tome el mando y lo resuelva ejecutando programas biológicos de supervivencia, que la propia naturaleza diseña de manera inteligente desde hace millones de años para este tipo de necesidad, esta inteligencia biológica  la  compartimos con los animales: la necesidad de alimentarse puede ser real o puede ser simbólica, de la misma manera la necesidad de contacto, de desplazarse, de explorar, de relacionarse, también puede ser real o simbólica, entonces, si no consigo satisfacer esa necesidad (alimento, relación, cobijo, desplazamiento, etc.), la solución demandante es el síntoma, la enfermedad, es la manera sustitutiva que tiene el cerebro de suplir esa necesidad, ya sea por falta o por exceso,  el cerebro no puede estar mucho tiempo en estrés, porque supone un gran gasto de energía:

cuando no hay una solución externa a esa necesidad, hay una solución interna.

Identificando cual es nuestro conflicto biológico, podemos resolverlo y deducir  conscientemente qué necesidad tenemos  que satisfacer ya sea emocional o física.

El cerebro no distingue entre lo real y lo imaginario, por ejemplo  si como un alimento y me intoxico, la solución biológica será generar más ácido de lo normal en el estómago porque entonces de esta manera, se optimiza la función de digerir; de la misma manera, si alguien me insulta, o me dice algo desagradable, la solución biológica será exactamente la misma, más ácido de lo normal para “digerir” ese “alimento indigesto”, siempre depende de cómo yo viva emocionalmente el conflicto, de la interpretación que le de a lo que me pasa y la carga emocional que se movilice.

Cada parte del cuerpo busca satisfacer su función; alimentarse,  oxigenarse, eliminar, reproducirse, procesar líquidos, protegerse, comunicarse, etc.
Si por ejemplo quieres  comer realmente y no puedes en un tiempo  determinado, se produce un bioshock.
Si tenemos miedo de no poder alimentarnos o alimentar, y no encontramos una solución a ese miedo, se producirá el mismo bioshock.

Ante ese shock que genera un  conflicto de estrés donde no se encuentra aparentemente  una solución inmediata, el cerebro dará la orden de hacer un síntoma, como solución  y autocuración involuntaria del conflicto.


Con lo cual, es importante preguntarse y tomar consciencia, ante una enfermedad o síntoma:

  ¿Para qué mi biología se expresa con este síntoma? ¿qué mensaje me está dando mi cuerpo con este síntoma?

  ¿Qué conflicto psicológico desencadenó la enfermedad?

  ¿Qué necesidad no fue cubierta y originó el síntoma?

  ¿Cómo hacer para desactivarlo, que tengo que hacer o dejar de hacer para desactivarlo, resolverlo?

  ¿Para qué me sirve esta enfermedad?

  ¿Qué me impide hacer, qué me obliga  a hacer?

  ¿Qué beneficios obtengo gracias a esta enfermedad?

  ¿Qué cambió  en mí y en mi entorno, a partir de la enfermedad?


Es importante tener en cuenta que el  programa biológico de una enfermedad determinada puede incluso provenir de un conflicto no resuelto en el árbol genealógico del individuo, especialmente cuando una persona expresa una enfermedad antes de los siete años de vida (el propósito de este suceso tiene directa relación con la evolución de la especie entera, ya que la genética se ocupa de volcar los progresos y los pendientes de individuo en individuo a través de la reproducción).


También se puede programar la enfermedad en el vientre materno y esto también lo contempla la Bioneuroemoción por medio del Proyecto Sentido.




Para saber mas sobre el tema tenemos  disponibles  online:














jueves, 6 de julio de 2017

El inconsciente esta dividido


El ser humano es comparable a una vasta morada que posee numerosos cuartos, salas, corredores, cavas, graneros, recovecos y mazmorras. Algunos de esos lugares ya no son visitados por el propietario, quien redujo su espacio de vida a algunas piezas. Ya no pone su conciencia sino sólo en esos lugares….; los demás espacios se convirtieron en dominio del inconsciente.
Pero de esos lugares provienen voces que transmiten órdenes, mensajes, exhortos.

En ocasiones, surgen conflictos, órdenes contradictorias, por ejemplo, entre la cocina y la cava. La cocina es un lugar donde colocó su conciencia; tiene deseos de comer, no sólo para sobrevivir de manera elemental, sino para obtener placer, pero de la cava le llega un mensaje según el cual no hay que comer, sin dar ninguna razón. O, por razones olvidadas, quizá para defenderse de una madre tóxica.

Del granero llega otro mensaje, como el que hay que comer para complacer a mamá…Existe un conflicto entre estos mensajes contradictorios, lo cual implica un comportamiento que provoca sufrimiento, una doble obligación.
Cada uno de nosotros siente la necesidad de vincularse; requiere, para funcionar y estar en equilibrio general, que las informaciones circulen en el interior de la morada ¡con todas las ventanas abiertas!.

Hay pacientes que han vivido una experiencia muy fuerte, un trauma, acompañado por miedo a morir cuando tenían uno o dos años de edad, en su nacimiento o incluso en la vida intrauterina….estas personas tienen cuarenta o cincuenta años de edad en la actualidad. Saben cómo es lógico  que no van a morir en el nacimiento o en un bombardeo, sin embargo, una parte de ellos, no lo sabe. El psiquismo está dividido por mecanismos como el rechazo o la disociación.

Una experiencia muy fuerte, que produce un trauma, desborda las capacidades de contención y de integración del psiquismo, el cual no puede integrarla en la estructura de la personalidad sin poner en riesgo de una amenaza de desestructuración.  Esta experiencia forma en el interior de la psique, un cuerpo extraño. Se encierra en una habitación aparte, la  cual no se relaciona con el resto del grupo interno. Es un mecanismo de disociación que se moviliza para permitir la supervivencia del sujeto.

Pero en ciertas ocasiones, en ciertas situaciones, ese cuerpo extraño va a ser reactivado y toma la parte central de la escena psíquica y propicia el surgimiento de descargas emocionales, de comportamientos bizarros en los cuales el sujeto no se reconoce a si mismo y, sobre todo, a las enfermedades.

Es uno de los efectos del trauma y del mecanismo de disociación. Y es toda la experiencia con sus componentes de recuerdos emocionales, afectivos, temporales, espaciales, cognitivos, etc., la que forma una especie de guión que está enquistado en la psique y desintegrado del resto de la personalidad.

Esta parte de la psique, puede tomar decisiones, hacer elecciones profesionales o sentimentales, del comportamiento o somáticas (enfermedades)… decisiones que no toman en cuenta al resto de la estructura ni al mundo exterior, y que pueden incluso estar en conflicto o en oposición con los demás componentes de la personalidad.
                                                                                       C. Fleche



Para integrar, te acompaño en el proceso..


CONSULTAS  PRESENCIALES  Y  POR  SKYPE


 Juana Ma. Martínez Camacho
   Terapeuta Transpersonal
   (Escuela Española de Desarrollo Transpersonal)
 Especialista en Bioneuroemoción
  (Instituto Español de Bioneuroemoción)
 Facilitadora Internacional CMR (Liberación de la Memoria Celular)
  (Cellular Memory Release) 
              
www.centroelim.org          Telf.  653-936-074





lunes, 5 de junio de 2017

Comprendiendo la enfermedad desde la Biodescodificación

                            


Tenemos la creencia culturalmente que la enfermedad es algo “malo” a lo que hay que temer y erradicar, cuando se trata simplemente de una respuesta que el cerebro da para la supervivencia del individuo, de su clan y de la especie. 
Se trata de un cambio de paradigma, de visión; comprender la enfermedad de esta manera, y saber que hay una serie de leyes que hasta hace poco eran desconocidas, nos da la posibilidad de mejorar en cualquier proceso de enfermedad e incluso sanarnos. 

El comprender el funcionamiento y los fundamentos de esta visión científica, es primordial para que la persona cambie su visión acerca de la enfermedad, comprendiendo que la dolencia no es una desgracia, algo negativo, sino más bien que se trata de una solución de supervivencia que da su cerebro, y que puede eliminarse si desaparece el conflicto que la originó, se trata de hacerlo consciente y cambiarlo para que el estrés psíquico desaparezca. 

Todo conflicto emocional tiene su origen en una necesidad básica que no ha sido satisfecha, ya sea de alimentación, de reproducción, de no haber podido defender el territorio, una necesidad de valorización, o necesidad de comunicación, de identidad y de pertenencia.

 Estos conflictos biológicos son arcaicos, básicos y se corresponden a nuestras 4 necesidades básicas biológicas: 

  • sobrevivir (comer, respirar, eliminar, reproducirse),
  • protegerse (tener cobijo, abrigo),
  • desplazarse (movilizarse para satisfacer las necesidades) 
  • comunicarse (relacionarse con otros seres) .


Estas conductas han ido desarrollando los seres vivos en la antigüedad, servían para sobrevivir, y en la actualidad, se activan en las situaciones estresantes que atravesamos cuando tenemos conflictos que no podemos resolver.
Cuando pasamos por una situación que emocionalmente no pudimos resolver dentro de un plazo razonable para las leyes naturales, esta emoción queda en nuestro inconsciente; puede tratarse de una pérdida inesperada, una separación afectiva, la muerte de alguien querido, un diagnóstico terminal, un accidente, una quiebra económica, una situación ofensiva inesperada, un despido del trabajo, etc. 

El no encontrarle una solución a este conflicto, hace que el cerebro tome el mando y lo resuelva ejecutando programas biológicos de supervivencia, que la propia naturaleza diseña de manera inteligente desde hace millones de años para este tipo de necesidad, esta inteligencia biológica la compartimos con los animales: la necesidad de alimentarse puede ser real o puede ser simbólica, de la misma manera la necesidad de contacto, de desplazarse, de explorar, de relacionarse, también puede ser real o simbólica, entonces, si no consigo satisfacer esa necesidad (alimento, relación, cobijo, desplazamiento, etc.), la solución es el síntoma, la enfermedad, es la manera que tiene el cerebro de satisfacerla, ya sea por falta o por exceso, el cerebro no puede estar mucho tiempo en estrés, porque supone un gran gasto de energía; cuando no hay una solución externa a esa necesidad, entonces el cerebro dispara una solución interna. Identificando cual es nuestro conflicto biológico, podemos resolverlo y deducir conscientemente qué necesidad tenemos que satisfacer, ya sea emocional o física.

El cerebro no distingue entre lo real y lo imaginario, por ejemplo si como un alimento y me intoxico, la solución biológica será generar más ácido de lo normal en el estómago porque entonces de esta manera, se optimiza la función de digerir, de la misma manera, si alguien me insulta, o me dice algo desagradable, la solución biológica será exactamente la misma, más ácido de lo normal para “digerir” ese “alimento indigesto”, siempre depende de cómo yo viva emocionalmente el conflicto, de la interpretación que le de a lo que me pasa y la carga emocional que se movilice. 

Cada parte del cuerpo busca satisfacer su función; alimentarse, oxigenarse, eliminar, reproducirse, procesar líquidos, protegerse, comunicarse, etc. Si por ejemplo quieres comer realmente y no puedes en un tiempo determinado se produce un bioshock. 
Si tenemos miedo de no poder alimentarnos o alimentar, y no encontramos una solución a ese miedo, se producirá el mismo bioshock. Ante ese shock que genera un conflicto de estrés donde no se encuentra aparentemente una solución inmediata, el cerebro dará la orden de hacer un síntoma, como solución y autocuración involuntaria del conflicto. 


Con lo cual, es importante preguntarse y tomar consciencia, ante una enfermedad o síntoma: 

 ¿Para qué mi biología se expresa con este síntoma? ¿qué mensaje me está dando mi cuerpo con este síntoma? 
 ¿Qué conflicto psicológico (que pensamientos recurrentes, como lo interpreto..) desencadenó la enfermedad? 
 ¿Qué necesidad no fue cubierta?
 ¿Cómo hacer para desactivarlo, que tengo que hacer o dejar de hacer para resolverlo?
 ¿Qué me impide hacer la enfermedad y qué me obliga a hacer?
 Tomar conciencia de ¿qué beneficios obtengo gracias a esta enfermedad? 
 ¿Qué cambió en mí y en mi entorno, a partir de la enfermedad?

El programa biológico de una enfermedad determinada puede incluso provenir de un conflicto no resuelto en el árbol genealógico del individuo, especialmente cuando una persona expresa una enfermedad antes de los siete años de vida, pues los conflictos no resueltos por los ancestros, van pasando como información a través de la genética, hasta que alguien los resuelva. 

Y una tercer manera de programar la enfermedad, es en el vientre materno, y lo abordamos como Proyecto Sentido.






Algunas dudas que puedes tener: 


¿Hay una cantidad de consultas a hacer?

 En ocasiones, con una sola consulta se resuelve el conflicto y se desprograma tomando consciencia del mismo. Si es así, conviene hacer una segunda consulta de seguimiento, después de los 40 días de la primera.. Sin embargo, hay patologías que requieren más de una consulta. En general con unas pocas consultas se resuelve el síntoma, depende de cada caso. 

¿Esta terapéutica, tiene efectos secundarios? 

La bioneuroemoción no tiene efectos secundarios, se trata de investigar que vivencia ocasionó el estrés en el paciente, y averiguar cuál es el conflicto que lo programó. Lo que podría suceder es no encontrar el conflicto y que quede la dolencia sin resolver, como antes de la consulta.
Es importante que la persona se comprometa con su proceso de autoconocimiento, este dispuesto y abierto, para poder acceder a la sanación, se trata de un cambio de visión, de paradigma, ya que como se dijo antes, la enfermedad es una solución de adaptación a un conflicto, no un problema. 

¿Qué enfermedades o síntomas se pueden biodescodificar?

 Es conveniente tener un diagnóstico médico, para poder investigar con mayor precisión. En principio se puede descodificar cualquier enfermedad, alergias, hipertensión, migrañas, pólipos, problemas renales, tendinitis, etc., la excepción son casos psiquiátricos, donde conviene que quien descodifique sea un médico psiquiatra formado en Bioneuroemocion.

 ¿Influye si crees o no en la terapia?

 La bioneuroemocion, se apoya en bases científicas, lleva varios años de investigación y desarrollo. Como en cualquier terapia, la predisposición del paciente, y su grado de confianza, ayuda a que sea más fácil encontrar el conflicto. 

¿Hay que suspender los tratamientos farmacológicos o de medicina natural?

No es necesario abandonar un tratamiento si la persona quiere continuar con el, en bioneuroemocion lo que se investiga es que sentido biológico tiene la enfermedad/síntoma de la persona y como funciona psicoemocionalmente. 




Análisis de tu árbol genealógico.



La psicogenealogía parte de la premisa de que determinados comportamientos inconscientes se transmiten de generación en generación e impiden a la persona vivir una vida plena, por lo que para que un individuo tome consciencia de ellos y se pueda desvincular de los mismos, es necesario que estudie su árbol genealógico.

El objetivo del análisis transgeneracional es poder poner en nuestra consciencia la historia de la familia, comprenderla y poder ser conscientes del rol al que estamos (inconscientemente) invitados a jugar a lo largo de nuestra vida. De esta forma podemos resolver situaciones que han sido excluidas de la conciencia familiar. Al analizar el Transgeneracional, tomamos en cuenta y evaluamos el modo en que cada persona reacciona frente a los sucesos que le toca vivir en su entorno familiar, laboral, social, ya sean próximos o lejanos. 

El Transgeneracional es la información que el inconsciente biológico guarda y que el clan familiar transmite de generación en generación para que un conflicto se pueda resolver en generaciones posteriores. 



¿QUÉ NECESITAS PARA ARMAR EL ÁRBOL GENEALÓGICO? 

* Averiguar las fechas de nacimiento y defunción hasta la 3º generación.(para comenzar vale que sea hasta la 2º generación (padres y abuelos), si te es difícil conseguir la 3º)

* Averiguar: muertes prematuras y abortos (provocados o espontáneos), aunque no se conozcan las fechas, el orden en que ocurrieron esos abortos. 

* Ver los nombres propios que se repiten en el clan, las profesiones y las enfermedades. 

* Averiguar si por esa época había guerra, si estuvieron en campos de concentración, ruinas económicas. 

* Buscar secretos (siempre tienen que ver con dinero y sexo). Temas de herencia, incestos, abusos sexuales, hijos ilegítimos o fuera del matrimonio, violencia, etc. 

* Repeticiones en accidentes, violaciones, duración de los matrimonios, profesiones, nº de hijos, nº de abortos. 

* Fechas que coinciden con acontecimientos especiales (ej. el padre fallece el dia en que su hija se casa o da a luz…).

 * Personas que emigran a América y un nieto suyo vuelve al país de origen de ese familiar. 

* Ver si coinciden los nacimientos, ej. madre e hijo con fórceps; circunstancias de fallecimiento, de un accidente o de crisis vitales. 

* Si tienes conflictos de pareja, fechas nacimiento de el/ella y fechas nacimiento y defunción, si procede, de sus padres.

 - Luego, según el caso se te pueden pedir algunos datos mas, complementarios. 



 PROYECTO SENTIDO 





Cuando un niño está en el vientre de su madre, vive los estados emocionales de ella cien por cien. Muchas vidas están condicionadas por el proyecto sentido, es liberador comprender el porqué de las dolencias, tendencias, adicciones, etc.

El proyecto sentido se ve en muchos de los programas que luego revivimos como adultos. Abarca desde antes de la concepción, la concepción, el nacimiento y hasta aprox. los 3 años de edad.

Preguntar a mamá que “pasaba por la cabeza de ellos” antes de concebirte, porqué te concibieron, si fuiste deseado, buscado, o si fuiste un accidente, o un hijo para sustituir a otro (aborto), si querían una niña o un niño, cómo se siente la madre en las relaciones sexuales, cómo la relación con tu padre….

Averiguar el estado emocional de mamá durante el embarazo y unos meses antes y después, cuál era la situación familiar…. 

Datos como: vuelta del cordón umbilical, diabetes en el embarazo, hipertensión en el embarazo, desprendimiento de placenta, anemia, nacimiento prematuro, uso de incubadoras, hemorroides, incompatibilidad sanguínea. 

Parto natural, por cesárea. El contexto económico, político, social. 



Consultas Presenciales /  Consultas  por Skype  


                         Juana Ma. Martínez Camacho 

                     Terapeuta Transpersonal    
                        (Escuela Española de Desarrollo Transpersonal)  
                     Especialista en Bioneuroemoción   
                         (Instituto Español de Bioneuroemoción)   
                    Facilitadora Internacional CMR (Liberación de la Memoria Celular)                                                   (Cellular Memory Release)  

                   
    www.centroelim.org           Telf.  653-936-074   



jueves, 27 de abril de 2017

Análisis de tu árbol genealógico

                   Resultado de imagen de psicogenealogia

La psicogenealogía parte de la premisa de que determinados comportamientos inconscientes se transmiten de generación en generación e impiden a la persona vivir una vida plena, por lo que para que un individuo tome consciencia de ellos y se pueda desvincular de los mismos, es necesario que estudie su árbol genealógico. 

El objetivo del análisis transgeneracional es poder poner en nuestra consciencia la historia de la familia, comprenderla y poder ser conscientes del rol al que estamos (inconscientemente) invitados a jugar a lo largo de nuestra vida. 
De esta forma podemos resolver situaciones que han sido excluidas de la conciencia familiar. 

Al analizar el Transgeneracional, tomamos en cuenta y evaluamos el modo en que cada persona reacciona frente a los sucesos que le toca vivir en su entorno familiar, laboral, social, ya sean próximos o lejanos.

El Transgeneracional es la información que el inconsciente biológico guarda y que el clan familiar transmite de generación en generación para que un conflicto se pueda resolver en generaciones posteriores.



¿QUÉ NECESITAS PARA ARMAR EL ÁRBOL GENEALÓGICO? 


                        Resultado de imagen de psicogenealogia


* Averiguar las fechas de nacimiento y defunción hasta la 3º generación.(para comenzar vale que sea hasta la 2º generación (padres y abuelos), si te es difícil conseguir la 3º)

* Averiguar: muertes prematuras y abortos (provocados o espontáneos), aunque no se conozcan las fechas, el orden en que ocurrieron esos abortos.

* Ver los nombres propios que se repiten en el clan, las profesiones y las enfermedades.

* Averiguar si por esa época había guerra, si estuvieron en campos de concentración, ruinas económicas. 

* Buscar secretos (siempre tienen que ver con dinero y sexo). Temas de herencia, incestos, abusos sexuales, hijos ilegítimos o fuera del matrimonio, violencia, etc. 

* Repeticiones en accidentes, violaciones, duración de los matrimonios, profesiones, nº de hijos, nº de abortos.

* Fechas que coinciden con acontecimientos especiales (ej. el padre fallece el dia en que su hija se casa o da a luz…).

 * Personas que emigran a América y un nieto suyo vuelve al país de origen de ese familiar.

* Ver si coinciden los nacimientos, ej. madre e hijo con fórceps; circunstancias de fallecimiento, de un accidente o de crisis vitales. 

* Si tienes conflictos de pareja, fechas nacimiento de el/ella y fechas nacimiento y defunción, si procede, de sus padres.

 - Luego, según el caso se te pueden pedir algunos datos mas, complementarios. 



PROYECTO SENTIDO 

Resultado de imagen de proyecto sentido

Cuando un niño está en el vientre de su madre, vive los estados emocionales de ella cien por cien. Muchas vidas están condicionadas por el proyecto sentido, es liberador comprender el porqué de las dolencias, tendencias, adicciones, etc. 

El proyecto sentido se ve en muchos de los programas que luego revivimos como adultos. Abarca desde antes de la concepción, la concepción, el nacimiento y hasta aprox. los 3 años de edad.

Preguntar a mamá que “pasaba por la cabeza de ellos” antes de concebirte, porqué te concibieron, si fuiste deseado, buscado, o si fuiste un accidente, o un hijo para sustituir a otro (aborto), si querían una niña o un niño, cómo se siente la madre en las relaciones sexuales, cómo la relación con tu padre…. 

Averiguar el estado emocional de mamá durante el embarazo y unos meses antes y después, cuál era la situación familiar…. 

Datos como: vuelta del cordón umbilical, diabetes en el embarazo, hipertensión en el embarazo, desprendimiento de placenta, anemia, nacimiento prematuro, uso de incubadoras, hemorroides, incompatibilidad sanguínea. Parto natural, por cesárea.

El contexto económico, político, social. 



                                     Imagen relacionada


CONSULTAS PRESENCIALES  -  CONSULTAS ONLINE -  CURSOS


Para informacion y consulta a:

juani593@hotmail.com

653-936-074

www.centroelim.org