La Biodescodificación es el arte de acompañar a la persona a encontrar la emoción oculta, esencial (el resentir) asociada al síntoma que hay (la enfermedad) para descodificarla y así favorecer la curación mediante la liberación de la emoción que hay en el inconsciente y trascender dicha emoción transformándola. Enric Corbera

¿ PARA QUÉ MI BIOLOGÍA SE EXPRESA DE ESA MANERA?

Juana María Martínez Camacho

FORMACIÓN EN BIONEUROEMOCIÓN: Especialista en acompañamiento en Bioneuroemoción.

Diplomada:

CP-1 Bases de Biodescodificación por la aeBNE (Asociación Española de Bioneuroemoción)

CP-2 PNL (Programación Neurolinguistica) e Hipnosis Ericksoniana aplicadas a la Biodescodificación (Bioneuroemoción).

CP-3 Formaciones Específicas en Biodescodificación (Bioneuroemoción)

tel. 653-936-074

www.centroelim.org

Av. Sudamérica 7 (junto a Plaza Los Libertadores)

Roquetas de Mar- Almería- España

CONSULTAS PRESENCIALES Y POR SKYPE

ieBNE

domingo, 18 de marzo de 2018

El sistema de creencias afecta nuestra biología - nuestra salud

Resultado de imagen de biologia de la creencia

Los pensamientos positivos por sí solos no logran la curación física en todos los casos.
Se necesita algo más que «pensamientos positivos» para mantener el control de tu cuerpo y de tu vida.
Es importante para tu salud y tu bienestar que cambies tu forma de pensar y te concentres en los pensamientos vitales y positivos, además de eliminar los siempre presentes y extenuantes pensamientos negativos.
Pero, el mero hecho de pensar en positivo no tiene por qué provocar un cambio en nuestras vidas.
De hecho, en ocasiones la gente que «fracasa» a la hora de tener pensamientos positivos se vuelve más débil, ya que cree que su situación es irremediable: cree que ya ha agotado todos los remedios mentales y físicos.

Hay que comprender que la parte consciente y la parte subconsciente de la mente, son independientes.

La mente subconsciente, procesa alrededor de veinte millones de estímulos por segundo (frente a los cuarenta que interpreta la mente consciente en ese mismo tiempo)

La mente consciente es la creativa, la que puede conjurar los «pensamientos positivos».

Por el contrario, El subconsciente, es uno de los procesadores de información más poderosos que se conocen, examina con detenimiento el mundo que nos rodea y las señales internas; percibe las condiciones del entorno y reacciona de forma inmediata seleccionando un comportamiento previamente (aprendido) y todo sin la ayuda, la supervisión o siquiera la conciencia de la mente consciente.

La mente subconsciente es estrictamente maquinal; repite las mismas respuestas a las señales vitales una y otra vez.
¿Cuántas veces has montado en cólera por algo tan nimio como encontrarte un tubo de pasta de dientes abierto?

Aprendiste desde niño a poner el tapón con mucho cuidado. Cuando encuentras el tubo de pasta abierto, se te «cruzan los cables» y montas en cólera de forma automática. No es más que una sencilla reacción estímulo-respuesta del programa de comportamiento almacenado en el subconsciente.

En lo que se refiere a la capacidad de procesamiento neuronal, la mente subconsciente es millones de veces más poderosa que la consciente.
Si los deseos de ésta entran en conflicto con la programación del subconsciente, ¿cuál de las dos crees que ganará?

Puedes repetir una y otra vez la afirmación positiva de que eres encantador o que tu cáncer remitirá.
Pero si de niño escuchaste una y otra vez que no sirves para nada y que estás enfermo, esos mensajes programados en el subconsciente socavarán tus mejores esfuerzos conscientes por cambiar tu vida.

Las conductas o comportamientos reflejos pueden ser tan simples como el hecho de estirar la pierna cuando te dan golpecitos con un martillo en la rodilla o tan complejos como conducir un coche, te metes en el coche, lo pones en marcha y revisas sin darte cuenta la lista de la compra mientras el subconsciente se encarga de activar todas las complejas habilidades necesarias para conducir sin problemas por la ciudad, sin que tengas que pensar ni una vez en cómo se conduce.

Conduces mientras mantienes una conversación con la persona que se sienta a tu lado y estás tan absorto en la charla que en algún punto de la carretera te das cuenta de que llevas cinco minutos sin prestarle atención a la conducción.
Si tú no estabas conduciendo el coche durante ese lapso de tiempo, ¿quién lo hacía?
¡La mente subconsciente! Aunque tú no estuvieras pendiente, el subconsciente ha conducido tal y como le enseñaron a hacerlo durante las clases de conducción.

Aunque las respuestas condicionadas pueden ser particularmente complejas, son «descerebradas».

Durante el proceso de aprendizaje condicionado, las rutas neurales establecidas entre los estímulos y las respuestas se estructuran para asegurar un patrón repetitivo. Estas rutas son los «hábitos».

Los humanos y cierto número de mamíferos superiores han desarrollado una región especializada del cerebro asociada con el pensamiento, la planificación y la toma de decisiones llamada corteza prefrontal.

Esta región del cerebro es en apariencia el asiento de la mente consciente es un «órgano sensorial» de evolución reciente que observa nuestros comportamientos y emociones.

La mente consciente también tiene acceso a la mayor parte de los datos almacenados en nuestro banco de memoria a largo plazo.
Éste es un rasgo importantísimo, ya que nos permite considerar la historia de nuestra vida cuando planeamos nuestro futuro de forma consciente.

Con esta habilidad de ser autorefleja, la mente consciente puede observar y programar nuestros comportamientos, evaluados y decidir cambiar la programación de forma deliberada. Podemos decidir cómo reaccionar a la mayor parte de las señales del entorno, incluso si queremos reaccionar o no.
La capacidad de la mente consciente de obviar la programación del subconsciente, es la base del libre albedrío.

No obstante, hay que prestar mucha atención, ya que en caso contrario la programación subconsciente toma las riendas; es una tarea difícil, como puede atestiguar cualquiera que haya puesto a prueba alguna vez su fuerza de voluntad. La programación subconsciente se hace con el control en el momento en que la mente consciente se descuida.

La mente subconsciente funciona mediante el estímulo-respuesta; no existe en esa parte de la «maquinaria» “algo” que reflexione sobre los resultados a largo plazo de los programas que ponemos en marcha.

La capacidad del cerebro humano para «aprender» ideas es tan avanzada que no necesitamos una experiencia directa, podemos adquirirlas de forma indirecta a través de maestros.
Una vez que aceptamos las ideas de otros como «verdades», dichas ideas se graban en nuestro cerebro y se convierten en nuestras «verdades».
Aquí es donde surge el problema: ¿qué ocurre si las ideas de nuestros maestros no son acertadas?
En esos casos, los cerebros se llenan de ideas erróneas.
El subconsciente funciona sólo en el «ahora». En consecuencia, los conceptos erróneos de nuestro subconsciente no son «monitorizados» y suelen llevarnos a comportamientos desacertados y coartados.
Sí, los conceptos «controlan» la biología, pero, como ya hemos visto, estos conceptos pueden ser ciertos o falsos. Así pues, deberíamos ser más precisos y referimos a estas ideas como «creencias».

¡Las creencias controlan la biología!

Un ejemplo muy conocido de como una creencia afecta a nuestra biologia es el efecto placebo.

Todos los estudiantes de medicina saben, que la mente puede afectar al cuerpo. Saben que algunas personas mejoran cuando creen (de forma equivocada) que están recibiendo un tratamiento médico.

Cuando los pacientes mejoran tras recibir una pastilla de azúcar, la medicina lo define como «efecto placebo», el «efecto de las creencias», es un testimonio extraordinario de la capacidad de sanación de la unión cuerpo-mente.
Cuando la mente mejora la salud mediante la sugestión positiva, se le denomina efecto placebo. Por el contrario, cuando esa misma mente está llena de pensamientos negativos que pueden deteriorar la salud, los efectos negativos producidos se conocen como «efecto nocebo».

En medicina, el efecto nocebo puede ser tan poderoso como el efecto placebo, algo que deberías tener muy en cuenta cada vez que entres en la consulta de un médico. Los médicos y terapeutas pueden enviar mensajes desesperanzadores a sus pacientes con sus palabras o sus gestos, también las creencias que pueda tener el paciente sobre el diagnóstico médico que está recibiendo, pueden ser decisivas, si recibimos un diagnóstico de cáncer y nuestro subconsciente tiene la programación cáncer = muerte, “ automáticamente se genera una sentencia, “me voy a morir” y esta creencia instalada en el subconsciente, va a invalidar todos los esfuerzos conscientes de sanación.

Los problemáticos casos de efecto nocebo sugieren que los Médicos, los padres, los profesores, etc., pueden robarte la esperanza haciéndote creer que no puedes hacer nada.


Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes … tienes razón. 
(Henry Ford.)

Tus creencias actúan como los filtros de una cámara, cambiando la forma en la que ves el mundo. Y tu biología se adapta a esas creencias.

Cuando reconozcamos de una vez por todas que nuestras creencias son así de poderosas, estaremos en posesión de la llave a la libertad.

Tus creencias se convierten en tus pensamientos, tus pensamientos se convierten en tus palabras, tus palabras se convierten en tus actos, tus actos se convierten en tus hábitos, tus hábitos se convierten en tus valores, tus valores se convierten en tu destino.


La biología de la creencia
Bruce Lipton.




Para aprender mas - CURSOS  ONLINE  - TUTORIAS  PERSONALIZADAS




www.centroelim.org


sábado, 10 de febrero de 2018

La Enfermedad (Hamer)

Resultado de imagen de programa biológico biodescodificacion

Es  un programa especial con sentido biológico creado para ayudar al individuo durante un período de estrés emocional y psicológico. El Sentido Biológico es una adaptación del ser vivo a los cambios del entorno a lo largo de la evolución, y Hamer se  dio cuenta  que esa adaptación, les pasaba a todos (personas, animales, plantas). 

Es importante escuchar a nuestro cuerpo para saber qué nos dice. La reacción biológica tiene un sentido evolutivo. Sólo sabiendo dónde se manifiesta el síntoma ya entendemos el Sentido Biológico. 


El Sentido Biológico,  es un tipo de inteligencia memorizada en nuestras células. Nosotros estamos en una parte física del universo biológico. Lo que determina lo que voy a ser, es el entorno. 

Cuando tengo un síntoma, tengo que preguntarme a qué entorno se adapta.

En un bebé está conectado el tronco cerebral (supervivencia, cerebro del pez) y el cerebelo (que es como el cerebro del anfibio). 

Evolutivamente, cuando salgo del agua me quedo sin referente (agua) y hago un órgano que gestiona el líquido: el riñón, que tendrá que ver con mi referente.

El órgano que regula el metabolismo: tiroides.

De la etapa de reptil, al evolucionar,  como ya no tengo el agua que cubre mi cuerpo, tengo que protegerme (piel). 

Los mamíferos llevan las crías dentro: aparece el cerebro neo-límbico (áreas de asociación. Se desarrolla el sistema locomotor. 

Por último aparece la Corteza Prefrontal: funciones ejecutivas, motivación y conducta.

El sentido biológico de  fabricar más pulmón es: Miedo a morir.  

El sentido biológico de ponernos morenos es: protección (no es racional, es biológico). 



UN SÍNTOMA TIENE: 


     1-   UN SENTIDO: cada uno de nosotros le damos el propio. 


    2- UNA UTILIDAD BIOLÓGICA: adaptado a un momento preciso (es simbólico: hago más estómago para digerir más). 


3-  UNA INTENCIÓN POSITIVA: es un programa de adaptación. 


4- UNA COHERENCIA: hay que buscarla entre la historia del paciente y el síntoma que presenta. 


El Sentido Biológico es automático e inconsciente y adaptado a la perfección al problema.



Cuando hay una enfermedad hay que preguntar:  

  •          Para qué me sirve?  
  •          A qué momento se ha adaptado?  
  •          A qué acontecimiento preciso?  

·          
Sentido terapéutico : síntoma : sentido biológico : coherencia del síntoma.


El síntoma permite ver cómo se manifiesta el inconsciente. Lo importante no es el acontecimiento, sino el sentido que le damos.



DOS  LÓGICAS  CONVIVEN  EN  NOSOTROS  

Este sentimiento biológico tiene gran importancia en nuestro enfoque. No es un sentimiento de orden mental, ni cognitivo.  
Está claro que debemos distinguir entre la lógica de lo mental, de la inteligencia, del cerebro racional; y la lógica del cuerpo, de las células, de las «tripas», de lo emocional. 

La lógica razonadora, racional, no produce jamás síntomas ni enfermedad. Es un sistema separado del de la lógica emocional: por más que sepamos que es completamente inútil o ridículo preocuparnos por nuestros niños cuando están a salvo en casa de su abuela, la emoción sigue allí, la angustia es inevitable.  

Todo el mundo sabe que es una tontería absoluta tener miedo de una araña que vemos en fotografía; pero algunas personas tienen verdadera fobia y no pueden evitarlo.
 
 

Ejemplos de cómo funciona la biología en la naturaleza: 

- Las gallinas ponen huevos todos los días durante mucho tiempo porque desaparecen. Si no los cogemos, hacen ocho y paran. Cuando los cogemos, ella se adapta haciendo más. 

- Una leona tendrá la descendencia que permita su territorio de caza. Si es muy grande, tendrá 8. Si es muy pequeño, tendrá uno o dos. No necesita estudiar. Algo lo sabe dentro de ella misma. Está adaptado a la perfección.
 
- ¿Cuándo el cuerpo fabrica más glóbulos rojos? Cuando estamos a mucha altura, porque hay menos O2. Algo lo sabe dentro de nosotros. No tenemos que hacer nada. 

- Cuando estamos varias horas al sol, el cuerpo se broncea, es la solución biológica a la exposición al sol.


Ejemplos de casos reales (Dr. Fleche): 

- Una estudiante no podía tener niños. Se fue a Polinesia con su marido. Conoció  a una mujer en Taití, embarazada, que tenía muchos niños y quería abortar. Ella le dijo que se lo quedaría. Se pusieron de acuerdo, y se hacen muy amigas. La estudiante va a menudo a Taití, sigue el embarazo y está presente en el momento del parto, un momento muy feliz.  La tahitiana da el bebe a la estudiante.  La estudiante tiene leche en su pecho, aunque no lo ha tenido en su vientre. No es un problema, es una solución. Podemos entender el sentido biológico. 

- Una mujer tenía un marido alcohólico. Ella lo quería, pero bebía mucho. Ella hizo un cáncer de pecho izquierdo. Ella me dijo que su marido era como su bebe. Lo quiere proteger del mundo entero. El sentido es biológico. 

- Una mujer hace una trombosis de la arteria uterina es su segundo parto ¿para qué? Para evitar perder sangre. En el primer parto tuvo una hemorragia grave. Ella ya no lo recuerda. Pero su cuerpo, si, y manda una solución, pero es una solución que no es el momento. 

- El colon gestiona lo sucio. Vivir un hecho como algo sucio puede desencadenar un cáncer de colon. 

- ¿Cuál es el sentido biológico de un hipertiroidismo? ¿Porque la falta de tiempo afecta la tiroides?  Un hipertiroidismo aumenta la producción de hormonas  ¿Cuál es la utilidad de aumentar la producción de hormonas?  La respuesta es el sentido biológico: la hormona de la tiroides acelera todo el metabolismo, del corazón, la digestión. Si en mi vida todo va muy lento y quiero acelerar las cosas, si llego tarde…, acelero mi ritmo para llegar antes. 

- Alguien que fabrica más insulina de lo normal. ¿Cuál es la función de la insulina? La insulina es una llave que abre la célula para que penetre el azúcar. Es como si siempre quisiera tener azúcar.
El azúcar es símbolo de la dulzura, de la ternura. “Me he visto separada de la dulzura y ha sido para mi insoportable”. El azúcar es también símbolo de la energía, del carburante, “debo tener siempre energía”. 
Buscamos la lógica del síntoma. A nivel racional, no tendremos más ternura por tener más azúcar, pero a nivel visceral, no quiere estar separada de la ternura interna, intima.
Si en mi interior no hay ternura ni dulzura, la vida no tiene sentido.
La diabetes es el sentido contrario. Fabrico menos insulina y el azúcar no entra nunca dentro de la célula. La dulzura, la ternura es peligro para mí. No quiero que entre dentro de mí el amor. 

La Biodescodificación es un camino que aporta Luz a nuestro interior y nos ayuda a comprender el significado de los síntomas.
Comprende que todo está codificado, que todo es información y que todo tiene un Sentido Biológico y nos sumerge en un viaje hacia nuestro más profundo ser, ampliando nuestra propia perspectiva de cada emoción restringida en un momento de dolor, frustración y desvalorización de nosotros mismos.


El hombre es una unidad indisociable.  Si se es capaz de entender que no hay una sola célula del cuerpo que  escape al control del cerebro humano,
si se capaz de entender que no hay una sola parte del cerebro que sea autónoma, que escape al control del pensamiento consciente o inconsciente,  entonces, se está preparado para comprender que no existe absolutamente ninguna enfermedad que no sea psicosomática.


Porque no existe ninguna célula del cuerpo que escape al psiquismo. Se lo contempla cada vez más seriamente en los círculos científicos con el estudio cada vez más profundizado de los mediadores químicos, hormonas y neurotransmisores que son mensajeros de información (Psiconeuro-endocrinmunologia), también con la utilización bien conocida, aunque a veces disimulada, del efecto placebo.



Para aprender más:






lunes, 22 de enero de 2018

CURSO PSICOGENEALOGIA: EL TRANSGENERACIONAL Y EL PROYECTO SENTIDO

Resultado de imagen para transgeneracional

La Psicogenealogía es el estudio del Árbol Genealógico, como vía de conocimiento, con un fin eminentemente sanador. 
Parte de la premisa de que determinados comportamientos inconscientes se transmiten de generación en generación, por lo que, para que un individuo tome consciencia de ellos y se pueda desvincular de los mismos, es necesario que estudie su Árbol Genealógico. 
Nos ayuda a entender la naturaleza genealógica de nuestras relaciones y descubrir las fuerzas creadoras que nuestra familia entraña. Nos desvela las dinámicas que conllevan identificaciones e implicaciones de una generación a la siguiente y que dificultan nuestra vida. 

Nuestro cerebro guarda las memorias de: 

• Lo que ocurrió desde el momento de nuestra concepción, el nacimiento y hasta los 3 años: El proyecto-sentido. 

• Lo que ha ocurrido en la familia remontando 4 generaciones o más: 
El Transgeneracional. El Transgeneracional, son los vínculos que unen a todos los miembros del clan. Si no existen estos vínculos, no estaríamos aquí. 

El Proyecto Sentido es una información que llevamos grabada como producto de una emoción, intención, drama, deseos, etcétera, que fue proyectada muchas veces inconscientemente, por nuestros progenitores como "proyecto o sentido de vida" en el espacio que comprende la concepción (6 o 9 meses antes de ser concebido), la gestación, el nacimiento y los primeros 3 años, después del nacimiento del niño. 

Una vez somos conscientes, lo reconocemos, nos liberamos. 


La finalidad de este curso: 

 Aprender sobre los Ciclos Biológicos Celulares Memorizados

 Aprender sobre los Rangos de Hermandad 

 Cómo nos afecta el Proyecto Sentido que tenían nuestros padres/clan para con nosotros 

 Aprender a armar el árbol genealógico y comprender lo que traemos como herencia. 

 Desconectar del inconsciente los programas tóxicos que heredamos, liberándonos de ellos (Duelos, Carta de Dimisión, etc.) 

 Aprender a llevar recursos al árbol


Mas info. Aqui


Descodificación de los síntomas- Biodescodificación- Bioneuroemoción


Resultado de imagen para biodescodificacion

Tenemos la creencia culturalmente que la enfermedad es algo “malo” a lo que hay que temer y erradicar, cuando se trata simplemente de una respuesta que el cerebro da para la supervivencia del individuo, de su clan y de la especie. 

Se trata de un cambio de paradigma, de visión; comprender la enfermedad de esta manera, y saber que hay una serie de leyes que hasta hace poco eran desconocidas, nos da la posibilidad de mejorar en cualquier proceso de enfermedad e incluso sanarnos. 

El comprender el funcionamiento y los fundamentos de esta visión científica, es primordial para que la persona cambie su visión acerca de la enfermedad, comprendiendo que la dolencia no es una desgracia, algo negativo, sino más bien que se trata de una solución de supervivencia que da su cerebro, y que puede eliminarse si desaparece el conflicto que la originó, se trata de hacerlo consciente y cambiarlo para que el estrés psíquico desaparezca. 

Todo conflicto emocional tiene su origen en una necesidad básica que no ha sido satisfecha, ya sea de alimentación, de reproducción, de no haber podido defender el territorio, una necesidad de valorización, o necesidad de comunicación, de identidad y de pertenencia. 

Estos conflictos biológicos son arcaicos, básicos y se corresponden a nuestras 4 necesidades básicas biológicas: 

  • sobrevivir (comer, respirar, eliminar, reproducirse), 
  • protegerse (tener cobijo, abrigo), 
  • desplazarse (movilizarse para satisfacer las necesidades) 
  • comunicarse (relacionarse con otros seres) 


Estas conductas han ido desarrollando los seres vivos en la antigüedad, servían para sobrevivir, y en la actualidad, se activan en las situaciones estresantes que atravesamos cuando tenemos conflictos que no podemos resolver. 

Cuando pasamos por una situación que emocionalmente no pudimos resolver dentro de un plazo razonable para las leyes naturales, esta emoción queda en nuestro inconsciente; puede tratarse de una pérdida inesperada, una separación afectiva, la muerte de alguien querido, un diagnóstico terminal, un accidente, una quiebra económica, una situación ofensiva inesperada, un despido del trabajo, etc.

El no encontrarle una solución a este conflicto, hace que el cerebro tome el mando y lo resuelva ejecutando programas biológicos de supervivencia, que la propia naturaleza diseña de manera inteligente desde hace millones de años para este tipo de necesidad, esta inteligencia biológica la compartimos con los animales: la necesidad de alimentarse puede ser real o puede ser simbólica, de la misma manera la necesidad de contacto, de desplazarse, de explorar, de relacionarse, también puede ser real o simbólica, entonces, si no consigo satisfacer esa necesidad (alimento, relación, cobijo, desplazamiento, etc.), la solución es el síntoma, la enfermedad, es la manera que tiene el cerebro de satisfacerla, ya sea por falta o por exceso, el cerebro no puede estar mucho tiempo en estrés, porque supone un gran gasto de energía; cuando no hay una solución externa a esa necesidad, entonces el cerebro dispara una solución interna.

Identificando cual es nuestro conflicto biológico, podemos resolverlo y deducir conscientemente qué necesidad tenemos que satisfacer, ya sea emocional o física. 

El cerebro no distingue entre lo real y lo imaginario, por ejemplo si como un alimento y me intoxico, la solución biológica será generar más ácido de lo normal en el estómago porque entonces de esta manera, se optimiza la función de digerir, de la misma manera, si alguien me insulta, o me dice algo desagradable, la solución biológica será exactamente la misma, más ácido de lo normal para “digerir” ese “alimento indigesto”, siempre depende de cómo yo viva emocionalmente el conflicto, de la interpretación que le de a lo que me pasa y la carga emocional que se movilice.

Cada parte del cuerpo busca satisfacer su función; alimentarse, oxigenarse, eliminar, reproducirse, procesar líquidos, protegerse, comunicarse, etc. Si por ejemplo quieres comer realmente y no puedes en un tiempo determinado se produce un bioshock. 

Si tenemos miedo de no poder alimentarnos o alimentar, y no encontramos una solución a ese miedo, se producirá el mismo bioshock. Ante ese shock que genera un conflicto de estrés donde no se encuentra aparentemente una solución inmediata, el cerebro dará la orden de hacer un síntoma, como solución y autocuración involuntaria del conflicto. 

Con lo cual, es importante preguntarse y tomar consciencia, ante una enfermedad o síntoma: 

  • ¿Para qué mi biología se expresa con este síntoma? ¿qué mensaje me está dando mi cuerpo con este síntoma?

  • ¿Qué conflicto psicológico (que pensamientos recurrentes, como lo interpreto..) desencadenó la enfermedad? 
  • ¿Qué necesidad no fue cubierta? 
  • ¿Cómo hacer para desactivarlo, que tengo que hacer o dejar de hacer para resolverlo? 
  • ¿Qué me impide hacer la enfermedad y qué me obliga a hacer? 
  • Tomar conciencia de ¿qué beneficios obtengo gracias a esta enfermedad? 
  • ¿Qué cambió en mí y en mi entorno, a partir de la enfermedad? 


El programa biológico de una enfermedad determinada puede incluso provenir de un conflicto no resuelto en el árbol genealógico del individuo, especialmente cuando una persona expresa una enfermedad antes de los siete años de vida, pues los conflictos no resueltos por los ancestros, van pasando como información a través de la genética, hasta que alguien los resuelva. 

Y una tercer manera de programar la enfermedad, es en el vientre materno, y lo abordamos como Proyecto Sentido. 


Algunas dudas que puedes tener: 


¿Hay una cantidad de consultas a hacer? 

En ocasiones, con una sola consulta se resuelve el conflicto y se desprograma tomando consciencia del mismo. Si es así, conviene hacer una segunda consulta de seguimiento, después de los 40 días de la primera.. Sin embargo, hay patologías que requieren más de una consulta. En general con unas pocas consultas se resuelve el síntoma, depende de cada caso. 


¿Esta terapéutica, tiene efectos secundarios? 

La bioneuroemoción no tiene efectos secundarios, se trata de investigar que vivencia ocasionó el estrés en el paciente, y averiguar cuál es el conflicto que lo programó. Lo que podría suceder es no encontrar el conflicto y que quede la dolencia sin resolver, como antes de la consulta. Es importante que la persona se comprometa con su proceso de autoconocimiento, este dispuesto y abierto, para poder acceder a la sanación, se trata de un cambio de visión, de paradigma, ya que como se dijo antes, la enfermedad es una solución de adaptación a un conflicto, no un problema.


¿Qué enfermedades o síntomas se pueden biodescodificar? 

Es conveniente tener un diagnóstico médico, para poder investigar con mayor precisión. En principio se puede descodificar cualquier enfermedad, alergias, hipertensión, migrañas, pólipos, problemas renales, tendinitis, etc., la excepción son casos psiquiátricos, donde conviene que quien descodifique sea un médico psiquiatra formado en Bioneuroemocion. 


¿Influye si crees o no en la terapia?

La bioneuroemocion, se apoya en bases científicas, lleva varios años de investigación y desarrollo. Como en cualquier terapia, la predisposición del paciente, y su grado de confianza, ayuda a que sea más fácil encontrar el conflicto.


¿Hay que suspender los tratamientos farmacológicos o de medicina natural? 

No es necesario abandonar un tratamiento si la persona quiere continuar con el, en bioneuroemoción lo que se investiga es que sentido biológico tiene la enfermedad/síntoma de la persona y como funciona psicoemocionalmente. 





 Consultas Presenciales /  Consultas  por Skype

                         Juana Ma. Martínez Camacho
                                       Terapeuta Transpersonal
                                (Escuela Española de Desarrollo Transpersonal)
                             Especialista en Bioneuroemoción
                               (Instituto Español de Bioneuroemoción)
                             Facilitadora Internacional CMR (Liberación de la Memoria Celular) 
                               (Cellular Memory Release)
              
                             www.centroelim.org           Telf.  653-936-074





viernes, 12 de enero de 2018

Bio-shock o Psico-Shock


 Resultado de imagen para descodificacion biosock

Uno de los grandes aportes del Dr. Hamer, llamado Síndrome de Dick Hamer (DHS), en memoria de su hijo.
Hay un acontecimiento lo suficientemente impactante que afecta a nivel psíquico y a nivel órgánico.

El cerebro y el cuerpo están relacionados permanentemente y de ese modo, en cada instante se dan shock biológicos que se resuelven involuntariamente. El shock biológico es permanente. 
El azúcar que tenemos en sangre, baja cuando trabajamos. Nuestro cerebro que  controla todo el organismo, da la orden al hígado para que libere glucógeno. El azúcar vuelve a la sangre y seguimos trabajando. Pero hay un momento en que ya no hay mas reserva: es el resentir:”tengo hambre”. Cuando no hay solución en el interior, la busco en el exterior. Doy la orden a los músculos para que a través de estos comer. 

Así funciona todo el organismo: si me falta oxígeno cuando corro, mi cerebro acelera el corazón y los músculos respiratorios. Cuando no es suficiente, llegará a la conciencia que debemos parar de correr. Si no hay comida en la nevera o necesito correr porque tengo un león detrás, ya no escucho mi biología.

Esto es el bio-shock, pues mi necesidad biológica no puede ser satisfecha.  Entonces hay una solución de excepción: fabricaré más hígado, para agrandar la reserva, o voy a dilatar mis bronquios.
  La enfermedad es un plazo suplementario de adaptación de supervivencia. No es una solución definitiva. El conflicto está ahí para que lo superemos.


  Criterios del Bio-Shock

1- Es imprevisto, inesperado: es un momento preciso, hay que buscar un momento concreto.

2- Vivido en aislamiento: lo que sentimos en nuestro interior (el resentir).

3- No vemos la solución: no puedo cambiar el mundo exterior.

4- Más o menos dramático: dará síntomas diferentes según la intensidad del drama.


  El Bio-shock puede manifestarse de dos maneras, por sobrepasar el umbral de tolerancia, teniendo en cuenta que este umbral es específico para cada persona; también lo llamamos: límite superior tolerable (LST).

* Efecto Misil: la situación es muy estresante en sí misma.

* Efecto Jarra: es la gota que colma el  vaso. Lo que el Dr. Salomón Sellam llama “conversión repetitiva mínima".

  Cuando hay los cuatro criterios, se  da una Represión y a veces, una distorsión. De aquí se produce la Programación.

Bio-shock--Represión--Automatización del Resentir--Rail/Ancla--Programación

Rail o Ancla, en el lenguaje de PNL: en el momento en que hay un shock emocional, nuestro cerebro registra todo lo que nos rodea. Cuando un acontecimiento se repite, aunque sea por semejanza, este rail se activa otra vez: Los humanos y los animales, resentimos sin tener conciencia de ello.
En el momento que llamamos anclaje, hay una necesidad que no puede ser satisfecha: necesidad de afecto, la necesidad de proyectos, etc.


                                                            Enric Corbera


jueves, 4 de enero de 2018

¿Para qué mi biología se expresa con este síntoma?

Imagen relacionada

Tenemos la creencia culturalmente que la enfermedad es algo “malo” a lo que hay que temer y erradicar,  cuando se trata  simplemente de una respuesta que  el cerebro da para la supervivencia del individuo, de su clan y de la especie.

Se trata de  un cambio de paradigma, de visión;  comprender la enfermedad de esta manera, y saber que hay una serie de leyes que hasta hace poco eran desconocidas, nos da la posibilidad de mejorar en cualquier proceso de enfermedad e incluso curarnos.

El comprender el funcionamiento  y los fundamentos de esta visión científica, es primordial para que la persona cambie su visión acerca de la enfermedad, comprendiendo que la dolencia no es una desgracia, algo negativo, sino más bien que se trata de una solución de supervivencia que da su cerebro, y que puede eliminarse si desaparece el conflicto que la originó, se trata de hacerlo consciente y cambiarlo para que el estrés psíquico desaparezca.

Todo conflicto emocional tiene su origen en una necesidad básica que no ha sido satisfecha, ya sea  de alimentación, de reproducción, de no haber podido defender el territorio, una necesidad de valorización, o necesidad de comunicación, de identidad y  de pertenencia.

Estos conflictos biológicos son arcaicos, básicos y se corresponden a nuestras 
4 necesidades básicas biológicas

·         sobrevivir (comer, respirar, eliminar, reproducirse)
·         protegerse (tener cobijo, abrigo)
·         desplazarse (movilizarse para satisfacer las necesidades)
·         comunicarse (relacionarse con otros seres)

Estas  conductas han ido desarrollando los seres vivos en la antigüedad, servían para  sobrevivir, y en la actualidad, se activan en las situaciones estresantes que atravesamos cuando tenemos  conflictos que no podemos resolver.

Cuando pasamos por una situación que emocionalmente no pudimos resolver dentro de un plazo razonable para las leyes naturales, esta emoción queda en nuestro inconsciente; puede tratarse de una pérdida inesperada, una separación afectiva, la muerte de alguien querido, un diagnóstico terminal, un accidente, una quiebra económica, una situación ofensiva inesperada, un despido del trabajo, etc. 

El no encontrarle una solución a este conflicto, hace que el cerebro tome el mando y lo resuelva ejecutando programas biológicos de supervivencia, que la propia naturaleza diseña de manera inteligente desde hace millones de años para este tipo de necesidad, esta inteligencia biológica  la  compartimos con los animales: la necesidad de alimentarse puede ser real o puede ser simbólica, de la misma manera la necesidad de contacto, de desplazarse, de explorar, de relacionarse, también puede ser real o simbólica, entonces, si no consigo satisfacer esa necesidad (alimento, relación, cobijo, desplazamiento, etc.), la solución demandante es el síntoma, la enfermedad, es la manera sustitutiva que tiene el cerebro de suplir esa necesidad, ya sea por falta o por exceso,  el cerebro no puede estar mucho tiempo en estrés, porque supone un gran gasto de energía:

cuando no hay una solución externa a esa necesidad, hay una solución interna.

Identificando cual es nuestro conflicto biológico, podemos resolverlo y deducir  conscientemente qué necesidad tenemos  que satisfacer ya sea emocional o física.

El cerebro no distingue entre lo real y lo imaginario, por ejemplo  si como un alimento y me intoxico, la solución biológica será generar más ácido de lo normal en el estómago porque entonces de esta manera, se optimiza la función de digerir; de la misma manera, si alguien me insulta, o me dice algo desagradable, la solución biológica será exactamente la misma, más ácido de lo normal para “digerir” ese “alimento indigesto”, siempre depende de cómo yo viva emocionalmente el conflicto, de la interpretación que le de a lo que me pasa y la carga emocional que se movilice.

Cada parte del cuerpo busca satisfacer su función; alimentarse,  oxigenarse, eliminar, reproducirse, procesar líquidos, protegerse, comunicarse, etc.
Si por ejemplo quieres  comer realmente y no puedes en un tiempo  determinado, se produce un bioshock.

Si tenemos miedo de no poder alimentarnos o alimentar, y no encontramos una solución a ese miedo, se producirá el mismo bioshock.

Ante ese shock que genera un  conflicto de estrés donde no se encuentra aparentemente  una solución inmediata, el cerebro dará la orden de hacer un síntoma, como solución  y autocuración involuntaria del conflicto.



Con lo cual, es importante preguntarse y tomar consciencia, ante una enfermedad o síntoma:


  •  ¿Para qué mi biología se expresa con este síntoma? ¿qué mensaje me está dando mi cuerpo con este síntoma?
  •  ¿Qué conflicto psicológico desencadenó la enfermedad?
  •  ¿Qué necesidad no fue cubierta y originó el síntoma?
  • ¿Cómo hacer para desactivarlo, que tengo que hacer o dejar de hacer para desactivarlo, resolverlo?
  •  ¿Para qué me sirve esta enfermedad?
  •  ¿Qué me impide hacer, qué me obliga  a hacer?
  •  ¿Qué beneficios obtengo gracias a esta enfermedad?
  •  ¿Qué cambió  en mí y en mi entorno, a partir de la enfermedad?


Es importante tener en cuenta que el  programa biológico de una enfermedad determinada puede incluso provenir de un conflicto no resuelto en el árbol genealógico del individuo, especialmente cuando una persona expresa una enfermedad antes de los siete años de vida (el propósito de este suceso tiene directa relación con la evolución de la especie entera, ya que la genética se ocupa de volcar los progresos y los pendientes de individuo en individuo a través de la reproducción).


También se puede programar la enfermedad en el vientre materno y esto también lo contempla la bioneuroemoción por medio del Proyecto Sentido.