La Biodescodificación es el arte de acompañar a la persona a encontrar la emoción oculta, esencial (el resentir) asociada al síntoma que hay (la enfermedad) para descodificarla y así favorecer la curación mediante la liberación de la emoción que hay en el inconsciente y trascender dicha emoción transformándola. Enric Corbera

¿ PARA QUÉ MI BIOLOGÍA SE EXPRESA DE ESA MANERA?

Juana María Martínez Camacho

FORMACIÓN EN BIONEUROEMOCIÓN: Especialista en acompañamiento en Bioneuroemoción.

Diplomada:

CP-1 Bases de Biodescodificación por la aeBNE (Asociación Española de Bioneuroemoción)

CP-2 PNL (Programación Neurolinguistica) e Hipnosis Ericksoniana aplicadas a la Biodescodificación (Bioneuroemoción).

CP-3 Formaciones Específicas en Biodescodificación (Bioneuroemoción)

tel. 653-936-074

www.centroelim.org

Av. Sudamérica 7 (junto a Plaza Los Libertadores)

Roquetas de Mar- Almería- España

CONSULTAS PRESENCIALES Y POR SKYPE

ieBNE

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Curso on line Básico de Descodificación Biológica- Biodescodificación


Resultado de imagen de biodescodificacion

¿Para qué mi biología se expresa de esta manera?


Este es un curso con un contenido claro y completo para que puedas aprender a pensar en términos de la biología, aprender a escuchar que te está queriendo decir tu biología a través del síntoma, pues cuando eres consciente, tienes la libertad de decidir cómo actuar; de lo contrario, estas gobernado por tus creencias inconscientes, que te llevan a hacer síntomas con el fin que puedas escucharte.

De manera que, comprenderás que cada síntoma es la resolución de un conflicto emocional que se ha biologizado, con el fin de liberar al cerebro del estrés que le causa el conflicto emocional.

Con una gran cantidad de ejemplos y explicado de manera sencilla, comprenderás cómo funciona la biología, el inconsciente biológico para ayudarnos a gestionar el mundo emocional.


Este curso tiene como finalidad:

- La apertura a un nuevo paradigma, donde la enfermedad es la solución a un conflicto biológico.

- Entender el sentido biológico de las enfermedades/síntomas.

- Investigar y comprender la relación entre la psique, el cerebro y el cuerpo, basados en la Nueva Medicina Germánica (Dr. R. Hamer), en los nuevos descubrimientos en Epigenética (Bruce Lipton), Psiconeuroendocrinmunología (Candace Pert), entre otros.

- Aprender a detectar el conflicto que desencadena el síntoma, el conflicto que lo programa y como el síntoma/enfermedad es una solución a esos conflictos emocionales que no hemos podido resolver.

- Comprender cuándo un conflicto se vuelve biológico y se resuelve mediante un síntoma/enfermedad.

- Comprender el funcionamiento de nuestro inconsciente biológico.

- Tomar conciencia de cómo nos afectan las emociones y sistema de creencias.

- Aprender sobre el funcionamiento del sistema nervioso, en especial el sistema autónomo y las fases de la enfermedad.

- Aplicar las leyes del Dr. Hamer, para comprender cómo el cerebro codifica y descodifica los síntomas/enfermedades. La unidad de lo vivo: mente-cerebro-órgano.

- Una nueva visión de la enfermedad: fases.

- Nueva visión de la función de los virus, bacterias, microbios, hongos.

- Protocolos terapéuticos.

- Aprender a pensar en términos de biología.

- Aprender sobre las alergias.





El curso tiene una duración de dos meses.
Puedes enviar las dudas por correo electrónico semanalmente. El curso incluye 2 tutorías (una por mes) totalmente personalizadas, para resolver las dudas que te pudieran surgir.

Es un curso que consta de numerosos ejemplos y gráficos para que puedas tener una mayor claridad en los temas.Consta de auto-cuestionarios para asimilar mejor los contenidos, que son supervisados por correo electrónico.

Este curso, lo puedes comenzar cuando tú quieras, lo haces en la comodidad de tu hogar con un manual que te envío en PDF, resolviendo las dudas que pudieran surgir en las tutorías personalizadas. 


Al finalizar obtienes un Certificado del Centro.


para mas info: juani593@hotmail.com



Juana Ma. Martínez Camacho

Terapeuta Transpersonal
Especialista en Bioneuroemoción
Facilitadora Internacional de CMR (Liberación de la Memoria Celular)
Anatheóresis (Psicoterapia Regresiva Perceptiva)

www.centroelim.org










Curso on line Psicogenealogía- El Transgeneracional y el Proyecto Sentido

Resultado de imagen de psicogenealogia


La Psicogenealogía es el estudio del Árbol Genealógico, como vía de conocimiento, con un fin eminentemente sanador. 
Parte de la premisa de que determinados comportamientos inconscientes se transmiten de generación en generación, por lo que, para que un individuo tome consciencia de ellos y se pueda desvincular de los mismos, es necesario que estudie su Árbol Genealógico.

Nos ayuda a entender la naturaleza genealógica de nuestras relaciones y descubrir las fuerzas creadoras que nuestra familia entraña. Nos desvela las dinámicas que conllevan identificaciones e implicaciones de una generación a la siguiente y que dificultan nuestra vida. 

Nuestro cerebro guarda las memorias de:

 • Lo que ocurrió desde el momento de nuestra concepción, el nacimiento y hasta los 3 años: 

      El proyecto-sentido.

 • Lo que ha ocurrido en la familia remontando 4 generaciones o más: 

       El Transgeneracional. 

El Transgeneracional, son los vínculos que unen a todos los miembros del clan. Si no existen estos vínculos, no estaríamos aquí. 

El Proyecto Sentido es una información que llevamos grabada como producto de una emoción, intención, drama, deseos, etcétera, que fue proyectada muchas veces inconscientemente, por nuestros progenitores como "proyecto o sentido de vida" en el espacio que comprende la concepción (6 o 9 meses antes de ser concebido), la gestación, el nacimiento y los primeros 3 años, después del nacimiento del niño.

Una vez somos conscientes, lo reconocemos, nos liberamos. 

La finalidad de este curso: 

 Aprender sobre los Ciclos Biológicos Celulares Memorizados
 Aprender sobre los Rangos de Hermandad 
 Cómo nos afecta el Proyecto Sentido que tenían nuestros padres/clan para con nosotros 
 Aprender a armar el árbol genealógico y comprender lo que traemos como herencia. 
 Desconectar del inconsciente los programas tóxicos que heredamos, liberándonos de ellos (Duelos, Carta de Dimisión, etc.) 
 Aprender a llevar recursos al árbol




Este curso lo puedes comenzar cuando tú quieras, lo haces en la comodidad de tu hogar con un manual que te envía en PDF, resolviendo las dudas que pudieran surgir en las tutorías personalizadas. 


Más info.: juani593@hotmail.com




Juana Ma. Martínez Camacho
Terapeuta Transpersonal
Especialista en Bioneuroemoción
Facilitadora Internacional de CMR (Liberación de la Memoria Celular)
Anatheóresis (Psicoterapia Regresiva Perceptiva)


www.centroelim.org









martes, 30 de octubre de 2018

Descodificación Biológica – Biodescodificación - Bioneuroemoción



Tenemos la creencia culturalmente que la enfermedad es algo “malo” a lo que hay que temer y erradicar, cuando se trata simplemente de una respuesta que el cerebro da para la supervivencia del individuo, de su clan y de la especie.

Se trata de un cambio de paradigma, de visión; comprender la enfermedad de esta manera, y saber que hay una serie de leyes que hasta hace poco eran desconocidas, nos da la posibilidad de mejorar en cualquier proceso de enfermedad e incluso sanarnos.

El comprender el funcionamiento y los fundamentos de esta visión científica, es primordial para que la persona cambie su visión acerca de la enfermedad, comprendiendo que la dolencia no es una desgracia, algo negativo, sino más bien que se trata de una solución de supervivencia que da su cerebro, y que puede eliminarse si desaparece el conflicto que la originó, se trata de hacerlo consciente y cambiarlo para que el estrés psíquico desaparezca.

Todo conflicto emocional tiene su origen en una necesidad básica que no ha sido satisfecha, ya sea de alimentación, de reproducción, de no haber podido defender el territorio, una necesidad de valorización, o necesidad de comunicación, de identidad y de pertenencia.

Estos conflictos biológicos son arcaicos, básicos y se corresponden a nuestras 4 necesidades básicas biológicas:

- sobrevivir  (comer, respirar, eliminar, reproducirse), 
- protegerse  (tener cobijo, abrigo), 
- desplazarse  (movilizarse para satisfacer las necesidades),
- comunicarse  (relacionarse con otros seres).  

Estas conductas han ido desarrollando los seres vivos en la antigüedad, servían para sobrevivir, y en la actualidad, se activan en las situaciones estresantes que atravesamos cuando tenemos conflictos que no podemos resolver.

Cuando pasamos por una situación que emocionalmente no pudimos resolver dentro de un plazo razonable para las leyes naturales, esta emoción queda en nuestro inconsciente; puede tratarse de una pérdida inesperada, una separación afectiva, la muerte de alguien querido, un diagnóstico terminal, un accidente, una quiebra económica, una situación ofensiva inesperada, un despido del trabajo, etc.

El no encontrarle una solución a este conflicto, hace que el cerebro tome el mando y lo resuelva ejecutando programas biológicos de supervivencia, que la propia naturaleza diseña de manera inteligente desde hace millones de años para este tipo de necesidad, esta inteligencia biológica la compartimos con los animales: la necesidad de alimentarse puede ser real o puede ser simbólica, de la misma manera la necesidad de contacto, de desplazarse, de explorar, de relacionarse, también puede ser real o simbólica, entonces, si no consigo satisfacer esa necesidad (alimento, relación, cobijo, desplazamiento, etc.), la solución es el síntoma, la enfermedad, es la manera que tiene el cerebro de satisfacerla, ya sea por falta o por exceso.

El cerebro no puede estar mucho tiempo en estrés, porque supone un gran gasto de energía; cuando no hay una solución externa a esa necesidad, entonces el cerebro dispara una solución interna.

Identificando cual es nuestro conflicto biológico, podemos resolverlo y deducir conscientemente qué necesidad tenemos que satisfacer, ya sea emocional o física.

Tengamos en cuenta que el cerebro no distingue entre lo real y lo imaginario (cuando hay emociones de por medio), por ejemplo si como un alimento y me intoxico, la solución biológica será generar más ácido de lo normal en el estómago porque entonces de esta manera, se optimiza la función de digerir, de la misma manera, si alguien me insulta, o me dice algo desagradable, la solución biológica será exactamente la misma, más ácido de lo normal para “digerir” ese “alimento indigesto”, siempre depende de cómo yo viva emocionalmente el conflicto, de la interpretación que le de a lo que me pasa y la carga emocional que se movilice.

Cada parte del cuerpo busca satisfacer su función; alimentarse, oxigenarse, eliminar, reproducirse, procesar líquidos, protegerse, comunicarse, etc.

Si por ejemplo quieres comer realmente y no puedes en un tiempo determinado se produce un bioshock. Si tenemos miedo de no poder alimentarnos o alimentar, y no encontramos una solución a ese miedo, se producirá el mismo bioshock. 
Ante ese shock que genera un conflicto de estrés donde no se encuentra aparentemente una solución inmediata, el cerebro dará la orden de hacer un síntoma, como solución y autocuración involuntaria del conflicto.

Con lo cual, es importante preguntarse y tomar consciencia, ante una enfermedad o síntoma:

  • ¿Para qué mi biología se expresa con este síntoma? ¿qué mensaje me está dando mi cuerpo con este síntoma?
  • ¿Qué conflicto psicológico (que pensamientos recurrentes, como lo interpreto..) desencadenó la enfermedad?
  •  ¿Qué necesidad no fue cubierta?
  •  ¿Cómo hacer para desactivarlo, que tengo que hacer o dejar de hacer para resolverlo?
  •  ¿Qué me impide hacer la enfermedad y qué me obliga a hacer?
  •  Tomar conciencia de ¿qué beneficios obtengo gracias a esta enfermedad?
  •  ¿Qué cambió en mí y en mi entorno, a partir de la enfermedad?


El programa biológico de una enfermedad determinada puede incluso provenir de un conflicto no resuelto en el árbol genealógico del individuo, especialmente cuando una persona expresa una enfermedad antes de los siete años de vida, pues los conflictos no resueltos por los ancestros, van pasando como información a través de la genética, hasta que alguien los resuelva.

Y una tercer manera de programar la enfermedad, es en el vientre materno, y lo abordamos como Proyecto Sentido.


Algunas dudas que puedes tener:

  • ¿Hay una cantidad de consultas a hacer?

En ocasiones, con una sola consulta se resuelve el conflicto y se desprograma tomando consciencia del mismo. Si es así, conviene hacer una segunda consulta de seguimiento, después de los 40 días de la primera.. Sin embargo, hay patologías que requieren más de una consulta.
En general con unas pocas consultas se resuelve el síntoma, depende de cada caso.

  • ¿Esta terapéutica, tiene efectos secundarios?

La bioneuroemoción no tiene efectos secundarios, se trata de investigar que vivencia ocasionó el estrés en el paciente, y averiguar cuál es el conflicto que lo programó. 
Lo que podría suceder es no encontrar el conflicto y que quede la dolencia sin resolver, como antes de la consulta. 
Es importante que la persona se comprometa con su proceso de autoconocimiento, este dispuesto y abierto, para poder acceder a la sanación, se trata de un cambio de visión, de paradigma, ya que como se dijo antes, la enfermedad es una solución de adaptación a un conflicto, no un problema.

  • ¿Qué enfermedades o síntomas se pueden biodescodificar?

Es conveniente tener un diagnóstico médico, para poder investigar con mayor precisión. En principio se puede descodificar cualquier enfermedad, alergias, hipertensión, migrañas, pólipos, problemas renales, tendinitis, etc., la excepción son casos psiquiátricos, donde conviene que quien descodifique sea un médico psiquiatra formado en Bioneuroemoción.

  • ¿Influye si crees o no en la terapia?

 La bioneuroemoción, se apoya en bases científicas, lleva varios años de investigación y desarrollo. Como en cualquier terapia, la predisposición del paciente, y su grado de confianza, ayuda a que sea más fácil encontrar el conflicto.

  • ¿Hay que suspender los tratamientos farmacológicos o de medicina natural?

No es necesario abandonar un tratamiento si la persona quiere continuar con el, en bioneuroemoción lo que se investiga es que sentido biológico tiene la enfermedad/síntoma de la persona y como funciona psicoemocionalmente.


Consultas Presenciales / Consultas por Skype



Juana Ma. Martínez Camacho

 Terapeuta Transpersonal
 (Escuela Española de Desarrollo Transpersonal)
 Especialista en Bioneuroemoción
 (Instituto Español de Bioneuroemoción)
 Facilitadora Internacional CMR (Liberación de la Memoria Celular)
 (Cellular Memory Release)
 Anathéoresis (Psicoterapia Regresiva Perceptiva)
 (Transpersonal Anatheóresis Madrid)


Más información: juani593@hotmail.com 

                                      Telf. 653-936-074





viernes, 26 de octubre de 2018

Pensar en términos de biología




Cualquier síntoma, por pequeño que sea, tiene un sentido biológico, 
y hay que buscar el pensamiento biológico: 

el para qué, la emoción, la necesidad  que lo acompaña.


  • ¿Para qué me duele la cabeza, si hace un rato estaba muy bien y aparentemente no ha pasado nada?
  • ¿Para qué me he cortado en un dedo?
  • ¿Es un accidente o es una llamada de atención de mi inconsciente?
  • ¿Para qué me duele el vientre, o la menstruación?
  • ¿ Cuál es el sentido biológico de un quiste de ovarios?¿Para qué forman quistes, si su función es la procreación?¿Cuál es mi conflicto con relación a tener hijos y con qué «macho» quiero tenerlos?
  • ¿Para qué tengo anginas?
  • ¿Para que me da una migraña?
  • ¿Qué es lo que no digiero emocionalmente para que me haya caído mal la comida? Etc.

Estas preguntas y otras más se hacen imprescindibles para analizar el sentido biológico y hallar el pensamiento biológico que lo acompaña.


Así se podrá encontrar el conflicto emocional que hay detrás de todo síntoma.










martes, 17 de julio de 2018

El síntoma como mensajero


Resultado de imagen de enfermedad

La enfermedad es un programa biológico de supervivencia para suprimir el estrés fruto de los conflictos que afectan a todo ser vivo. 

Todo síntoma es en primer lugar, un mensaje, una información y en segundo lugar, una solución. 

Ej. - cuando llega el alimento al estómago, este segrega ácido clorhídrico, es una solución del organismo y esto produce la digestión, no supone un problema; según lo que hayamos comido, segregará más o menos ácido, si nos hemos dado un atracón, vomitamos,  y no supone mayores problemas, sino una  solución  de  supervivencia. 

- Si tomamos sol nos bronceamos, para no quemarnos, son reacciones biológicas de nuestro cuerpo.

- Si una persona está a gran altura donde hay poco oxígeno, su organismo elaborará más glóbulos rojos, para poder sobrevivir, solución de supervivencia.

Toda enfermedad/ síntoma,  responde a una intensión positiva, que debemos aprender a descubrir. Un síntoma es una solución de adaptación, para quitarnos de encima el estrés. 
El cerebro utiliza el impacto biológico, no como algo negativo, sino como una necesidad por la cual el organismo puede utilizar programas especiales y de urgencia previstos para estas circunstancias. (Medicina Germánica- Dr. Hamer)

La solución de adaptación del cuerpo consiste entonces en enterrar en el inconsciente, lo más profundo posible, el problema que no pudimos arreglar, superar, o solucionar, de modo que nos permita seguir funcionando. 
El inconsciente biológico codificará el problema, se hará cargo de él y así el estrés general, se convierte en un estrés localizado e inconsciente.
En el cerebro reptiliano (reactivo) están todos los programas inconscientes heredados de la  evolución, esta información no pasa por el neocórtex. 

El ser humano puede tener un shock emocional pero para el inconsciente esto equivale a un shock biológico. 
La diferencia está en que un shock biológico es real y objetivo, mientras que uno emocional, se da por la interpretación de la  mente de la persona, y el cerebro no puede diferenciar entre una cosa que pasa en realidad y una cosa que creo que está pasando.


¿Cómo se procesan los estímulos?

Todo lo que aprendemos y percibimos mediante los estímulos, tanto del mundo interior, como del exterior, llega a través de los sentidos y es procesado, almacenado y activado a través de una serie de eventos eléctricos y químicos.

Sin embargo el cerebro no está equipado para procesar los millones de bits de información sensorial que lo bombardean por segundo.

Entonces el cerebro para conservar su equilibrio homeostático intentará asegurar su supervivencia, para ello, cuenta con un filtro de información llamado: -SARA- (Sistema Activador Reticular Ascendente), que recibe información de las terminaciones nerviosas sensoriales de los brazos, piernas, cabeza, cuello, órganos internos, etc. 

Estos mensajes de los sentidos deben pasar a través del SARA para poder entrar en el cerebro racional (neocórtex) o para ser enviados directamente a los centros de respuesta automática (complejo Reptil-Límbico). 


La información recogida de los estímulos sensoriales, puede hacer dos caminos: 

- uno corto (que activa y asegura la supervivencia y, que eventualmente bloquea la posibilidad del ingreso de nuevos conocimientos (ej. por frustración)  ó

- uno largo (fija los aprendizajes en la memoria). 

Si la evaluación emocional (amígdala) es neutra o no alcanza niveles muy elevados, se puede activar el camino largo, entonces la información pasará del Tálamo a la corteza para realizar la evaluación completa con los lóbulos prefrontales.  Tiempo 500 mili segundos.

Pero, si se trata de  una urgencia, con gran carga emocional, que amenaza la supervivencia, la información pasa directamente a  amígdala (lucha/huida), sin ser evaluada por los lóbulos prefrontales.


 ¿Cuál es el motivo por el cual, los impulsos nerviosos pasan directamente a la amígdala en lugar de pasar primero por la neocorteza  cerebral?  

“Existe un pequeño conjunto de neuronas que unen directamente al tálamo con la amígdala, lo que le permite a la segunda recibir algunas entradas directas de los sentidos y es cuando la amígdala hace que reaccionemos antes de que podamos identificar bien lo que está pasando; por lo tanto aunque no tuviéramos corteza auditiva o visual, es probable que siguiéramos reaccionando ante situaciones que nos causen temor”.   
 
El famoso contar hasta 10: de este modo daremos  tiempo a que la información atraviese el modo supervivencia, para poder ser evaluada por nuestra Neocorteza, a través de nuestros Lóbulos Prefrontales (aprender  Meditación, Mindfulness, etc. ayudaría a tranquilizar este sistema de reacción)



EL  SHOCK  BIOLOGIZANTE  O  BIO-SHOCK 

Todo síntoma, enfermedad, comienza en un momento dado,  un drama que ocurre en un instante preciso y se le llama bio-shock, aunque se trate de una situación, ej. un divorcio, hay un instante en el que se vive el trauma, ej. ante el juez, una noticia inesperada y dramática, etc.  

Hay un antes y un después del shock, como un momento bisagra. 
Los psicólogos dicen que el hemisferio  izquierdo es el del razonamiento, mientras que el derecho es el de la emoción, de la globalidad.

En el momento del bio-shock  es el hemisferio derecho el que reacciona (metafóricamente).  
En el momento del bio-shock tenemos una emoción sin inteligencia racional, hay un elemento particular, y es que somos vulnerables, porque no tenemos en memoria experiencias de adaptación. Si no tenemos solución, vamos a sacar una reacción animal, arcaica, biológica. 

En el bio-shock hay algunos criterios: si están estos criterios, estamos enfermos y si no están estos criterios, estamos en buena salud.  
Hay gente que ha vivido muchos shocks y está en perfecta salud y hay gente que tiene pequeños shocks y están enfermos.  


Las condiciones que se han de dar para que se produzca el bio-shock: 

  •       acontecimiento totalmente inesperado, imprevisto 
  •      de intensidad emocional elevada,  dramático (que irrita muchísimo a la persona, aunque no tenga lógica.)  
  •      vivido en aislamiento, en soledad, sin comunicarlo, o comunicándolo y sentir que no te entienden (el resentir) 
  •      sin solución satisfactoria para la persona  


Cuando una información llega con estas características al cerebro, este la interpreta como de -vida o muerte- y va a buscar una solución, la va a buscar en tu biología, o en la psicología, que es donde puede operar el cerebro (cuerpo o psique).  

El cerebro automático, lo único que puede hacer ya que tú no has encontrado solución, es: 

activar un programa biológico.

El cerebro no establece diferencias entre un hecho real y un hecho imaginario. 

Real se refiere a una situación que se ve, se oye, se percibe de manera sensorial; el hecho imaginario, se refiere a algo que se piensa, se imagina, se evoca, es subjetivo. 
El tema es que cuando sucede esto, el cuerpo segrega las mismas sustancias químicas, los mismos ácidos, el cuerpo suda, tiene palpitaciones, en lo emocional tiene las mismas alegrías, tristezas, ira, vergüenza, etc., que cuando se vive en realidad.  
Solemos interpretar los acontecimientos según nuestras creencias profundas, por ello cada cual vive la misma situación de maneras diferentes, y varias personas pueden hacer distintos conflictos ante un mismo hecho.  


La biología no sabe, no puede hacer, y no hace la diferencia entre: 

- una información que viene del interior del cuerpo (por ejemplo, una comida que ha sentado mal en el estómago), 
- una información que viene del exterior, 
- o una información que viene del pensamiento, como ocurre durante el sueño, que vives como si fuera real, moviendo emociones, sustancias químicas como en la realidad.  

El animal sólo posee las dos primeras opciones: vive sus conflictos en lo real únicamente, debe por lo tanto encontrar soluciones reales. 
El humano puede vivir los sucesos en sentido propio o figurado, porque puede transponer todos sus vividos por lo experimentado, en lo biológico. Es el único que puede hacer conflictos de origen imaginario. 

Si dibujo un corazón, una casa o una flor, esto resume muchas cosas. Si dibujo un billete de banco o un cheque de un millón, esto también simboliza muchas cosas. Al estar limitado nuestro cerebro (en cierto nivel), funciona por lo simbólico. 
Una historia de amor en el cinema, entre actores que en la realidad no se aman, puede arrancarte lágrimas como durante tu primer disgusto amoroso.  Se está en lo virtual, un virtual que fabrica síntoma, que se vuelve cuerpo. 

La solución en el animal es concreta: huir, atacar, hallar un territorio, disimularse, simular. 
En el humano, la solución puede ser concreta o simbólica. 

Ya que el símbolo nos hace vibrar, nos hace sufrir, puede también curarnos. El cerebro cae en la trampa del símbolo. Por lo tanto hacer un acto simbólico es una trampa para la biología. Para la biología, el símbolo es la cosa. Una carta, una palabra, pueden curar.  

Ej. Caso de un hombre que por descuido,  se quedó encerrado en un almacén frigorífico. Lo encontraron al día siguiente muerto de frío. En realidad, el refrigerador no estaba conectado, pero él no lo sabía.

¡Mientras no hay "traducción biológica" del pensamiento, no hay enfermedad!  

En efecto, una enfermedad es una traducción biológica del pensamiento o de su equivalente.   


A partir del shock, la biología entra  en el estrés, y esto sucede para hallar una solución. Hay tres posibilidades:  

1º. En el ciclo ultradiano:
cada 90 minutos, el individuo pasa por una fase de estrés (llamada ortosimpaticotonía o simpaticotonía) a una fase de relax (parasimpaticotonía o vagotonía). La fase de estrés dura aproximadamente 60 minutos y la fase de descanso, de relax, de recuperación, aproximadamente 30 minutos.
  
2º. El ciclo circadiano:
Si los conflictos no pudieron resolverse en los 90 minutos, hay esta gran fase de relax y reparación que es el sueño, que debe permitirnos recuperarnos de todo el estrés de la jornada.
Los sueños tienen por función, entre otros, clasificar, liquidar, incluso resolver los conflictos del día o de los días precedentes.
 
3º. El estrés cae a la biología:
Nuestra biología no puede permitirse quedarse en un estrés duradero. Si aún no se ha hallado solución, trabajará con economía, limitando este estrés, limitándolo a una parte del cuerpo solamente, del cerebro o del psiquismo.
No es bueno para el resto del cuerpo que todos nuestros pensamientos estén obsesionados por un conflicto, que nuestro cerebro esté en   “sobrevoltaje”, que dejemos de dormir y de digerir   
La solución entonces es hacer caer el estrés en la biología inconsciente, psiquismo, cerebro, cuerpo y energía.  
Al no haber sabido hallar una solución, esta gestión del estrés pasa al inconsciente, aunque solo fuera para poder comer, dormir, vivir. Sino, morimos.
Entonces, ya no hay más  que una pequeña parte del psiquismo, cerebro, cuerpo y energía interna que están en este estrés, la ortosimpaticotonía. 
El inconsciente, es la suma de todos nuestros aprendizajes, incluidos los aprendizajes positivos. En su polaridad negativa, el inconsciente no es más que la suma de todas nuestras situaciones no acabadas, no liquidadas. 
Físicamente y psicológicamente, guardamos. Ya no se habla de la cosa con palabras, no se expresa pero se imprime, porque no se ha encontrado solución, o porque no se puede hablar de ello.

Tengamos en cuenta  no es la emoción lo que produce la enfermedad, sino el impacto, el shock vivido de forma inesperada, dramática, sin solución posible y en soledad, y esto depende  de la interpretación de cada cerebro según el sistema de creencias y condicionamiento de la persona. 

               Si entiendes el sentido de tu enfermedad, se desprograma.  



LA ENFERMEDAD ES PUES: 

"PROGRAMA-SOLUCIÓN BIOLÓGICO" perfecto, programado, desencadenado y ejecutado por el cerebro automático de un conflicto psicológico incontrolable (y/o sencillamente no gestionado) en el espacio psíquico consciente que le corresponde exactamente, y/o del conflicto psicológico que está almacenado en la memoria biológica de la persona, que proviene de sus ascendientes, de sus padres, de él mismo, e incluso de sus descendientes,  y que es releído en el nivel inconsciente biológico.


La Biodescodificación es un camino que aporta Luz a nuestro interior y nos ayuda a comprender el significado de los síntomas.
Comprende que todo está codificado, que todo es información y que todo tiene un Sentido Biológico y nos sumerge en un viaje hacia nuestro más profundo ser, ampliando nuestra propia perspectiva de cada emoción restringida en un momento de dolor, frustración y desvalorización de nosotros mismos.



Si quieres aprender más sobre este tema, disponemos del Curso Básico de Descodificación Biológica, con un amplio contenido, ejemplos y protocolos para poder  descodificar síntomas, comprender el para que la biología te da ese síntoma y hacer los cambios oportunos para una vida saludable y consciente.