La Biodescodificación es el arte de acompañar a la persona a encontrar la emoción oculta, esencial (el resentir) asociada al síntoma que hay (la enfermedad) para descodificarla y así favorecer la curación mediante la liberación de la emoción que hay en el inconsciente y trascender dicha emoción transformándola. Enric Corbera

¿ PARA QUÉ MI BIOLOGÍA SE EXPRESA DE ESA MANERA?

Juana María Martínez Camacho

FORMACIÓN EN BIONEUROEMOCIÓN: Especialista en acompañamiento en Bioneuroemoción.

Diplomada:

CP-1 Bases de Biodescodificación por la aeBNE (Asociación Española de Bioneuroemoción)

CP-2 PNL (Programación Neurolinguistica) e Hipnosis Ericksoniana aplicadas a la Biodescodificación (Bioneuroemoción).

CP-3 Formaciones Específicas en Biodescodificación (Bioneuroemoción)

tel. 653-936-074

www.centroelim.org

Av. Sudamérica 7 (junto a Plaza Los Libertadores)

Roquetas de Mar- Almería- España

CONSULTAS PRESENCIALES Y POR SKYPE

ieBNE

lunes, 21 de diciembre de 2015

El Proyecto Sentido (Marc Frechet)



A partir del acontecimiento de concepción, consecuencia de una fusión celular, el sujeto sería la materialización biológica y casi simbólica de que los dos hacen UNO.
(Marc Fréchet)

El bebé es imaginado antes de ser percibido, hablado antes de ser escuchado.


Todo proyecto tiene un sentido, todo proyecto conlleva una creación y toda creación tiene un sentido.


El proyecto-sentido está relacionado con lo que ocurre desde el momento de la concepción, hasta la edad de 3 años. Vamos a ver lo que ocurre a la madre en este período de tiempo. Sus problemáticas, sus emociones, sus  resentires.

En este periodo el inconsciente de la madre se fusiona con la nueva vida que está en camino, repercutiendo en esta todas las situaciones desestabilizadoras que la madre pueda resentir. El padre también aporta su parte en este proyecto aunque proporcionalmente suela ser en un grado no tan importante.


“Nuestro clan decide nuestro destino”.
Sólo se puede expresar el sentido del proyecto para el que hemos sido concebidos.


Esto puede expresarse de tres formas principalmente:
-Repetición: Los patrones se repiten en la nueva generación.
-Oposición: El patrón que vivimos es el opuesto del original.
-Reparación: Reparar no es solucionar, es limpiar.

El bebé graba en su inconsciente todo lo que la mamá vive emocionalmente. No hay concepción sin que haya previamente un deseo de concepción. Este deseo que corresponde a un proyecto de los padres, puede quedar en el inconsciente.
El hecho biológico, el acto sexual no es suficiente para explicar una concepción. Hay tantas mujeres que quieren tener hijos y son estériles, otras que no quieren y se quedan embarazadas. Hay algo más fuerte que el deseo consciente: es el deseo inconsciente.
El hijo es la solución a los problemas, deseos, conflictos de los padres, heredamos siempre alguna cosa: un recuerdo, una historia, secretos de familia. Hay algunos buenos, otros menos buenos, menos adaptados.

Marc Fréchet descubrió esta noción de proyecto/sentido gracias a su propia historia. Marc Fréchet dijo que había empezado su vida con 18 años de cárcel. Su historia es la siguiente: el fue concebido al final de la 2ª Guerra Mundial, 1945. Su madre, que había hecho cosas no muy claras durante la guerra, tenía que ser juzgada y encarcelada. Así que los padres de Marc Frechét tienen la idea siguiente: si ella está embarazada el jurado quizá sea más indulgente y que las condiciones en la prisión sean mejores.
Marc Fréchet es concebido con la idea de, o bien evitar la cárcel a su madre, o que la estancia allí sea más confortable. Paso los 9 meses de su vida fetal en prisión, su madre lo tuvo en la cárcel y, cuando salió tenía 9 meses. 
Este clima de concepción y los nueve primeros meses de vida, condicionaron su vida entera. El explicaba que su madre había hecho un niño porque lo necesitaba, para que fuera más confortable para ella, pero le daba lo mismo. Decía que, durante los primeros nueve meses de vida, estaba rodeado de mujeres que se ocupaban de él, menos su madre. En su vida siempre ha estado rodeado, pero solo.

El proyecto con el cual sois concebidos va a determinar de una forma profunda y fundamental, incluso en vuestras profesiones y os podéis encontrar viviendo una vida que no es la vuestra.
Lo que es válido para la Biodescodificación lo es para  cualquier creación. En toda creación partimos de un proyecto, que existe en una fase inmaterial, en estado de concepto. Luego pasará a la fase material y cuando existe solo puede expresar el sentido del proyecto por el cual ha sido concebido. 
Esto es equiparable a nosotros mismos: un niño no es un sujeto, sino un objeto cargado de proyecto paterno y materno. Y cuando venga al mundo solo podrá expresar el sentido del proyecto por el cual ha sido concebido.

  Marc Fréchet fue concebido con el proyecto de liberar a su madre de la cárcel  y, cuando nace, va a pasar su vida haciendo esto. 


Un proyecto-sentido es esta fuerza, es decir, que va a condicionar toda nuestra vida, mientras no somos conscientes de ello y no lo reconocemos.
Recordad que lo que deseáis corresponde a un programa consciente y la realidad de lo que vivís en vuestra vida corresponde al inconsciente.
El proyecto va a determinar la vida, algunos son positivos, otros bloquean toda la vida.
Cuando una persona se encuentra en un proyecto paterno que es muy pesado, van a tener la sensación que viven una vida que no es la suya, o van a tener la impresión de que su vida no tiene sentido. Están proyectando el sentido de un proyecto que no es el suyo. 

Nos vamos a encontrar esta noción de proyecto paterno/materno a través de las profesiones. Con frecuencia, el primer empleo va a ser en concordancia con el proyecto/sentido y cuando se quiere cambiar para hacer el propio, la persona se bloquea porque no se ha desconectado el proyecto paterno. Mientras no desconectemos el proyecto paterno/materno, tendremos problemas en expresar el sentido de vuestro propio proyecto.

Nuestras profesiones vienen a ser reparaciones de nuestras historias. O bien esta profesión os corresponde, entonces el interés de desconectar con el proyecto paterno/materno en estos casos, ya no hacéis esta profesión como reparación, la hacéis en realización y lo vais a realizar a vuestra manera, sin condicionantes. Otros, cuando desconectan del proyecto paterno/materno, cambian de trabajo completamente. Hay diferentes tipos de proyecto.

En el momento de la concepción, una vez creados, tenemos una historia específica a nosotros, los padres cambian así que no pueden crear mañana lo que crearon ayer. Por ello, cada hijo tiene un proyecto distinto.


Durante una terapia, la anamnesis permite descubrir que el individuo no era deseado como tal sino en función de una misión para la cual se había comprometido inconscientemente. Desde la concepción parece marcado en hierro según el deseo de sus padres, de sus proyectos, de sus conflictos. Esto es lo que denominamos proyecto-sentido, riqueza a veces, cortapisa a menudo de la que hay que liberarse para encontrar nuestra verdadera identidad y sanar los síntomas que se resisten. 

Marc Frechet decía que el bebé es un chorro (jet, en francés) pero que antes de ser un “jet” ya era un proyecto (pro-jet, juego de palabras que no aprecia en lengua española). Antes de ser concebido, era ya una idea pre-concebida. Es interesante considerar que para los chinos la existencia del individuo empieza, no en el momento del nacimiento ni la concepción, sino tres meses antes de la concepción.
No hay concepción sin que haya previamente un deseo de concepción. Este deseo que corresponde a un proyecto de los padres, puede quedar en el inconsciente.
El hecho biológico, el acto sexual, no es suficiente para explicar una concepción. Hay tantas mujeres que quieren tener hijos y son estériles, otras que no quieren y se quedan embarazadas…Hay algo que es más fuerte que el deseo consciente: es el deseo inconsciente.

Pilotamos raramente nuestro coche conscientemente, somos a menudo pasajeros de nuestra vida. Es nuestro inconsciente quien sostiene el volante. La terapia permitirá comprender quién conduce el coche y seguidamente retomar el mando.
De alguna manera, los proyectos de nuestros padres nos determinan. Pero esta determinación puede ser una suerte, porque lo que se transmite son soluciones ganadoras, soluciones de supervivencia. Ahora bien, si el proyecto-sentido puede ser un valor, una solución de supervivencia, también puede ser limitante. El hijo es la solución a los problemas, deseos, conflictos de los padres. Heredamos siempre alguna cosa: un recuerdo, una historia, secretos de familia…hay algunos buenos, otros menos buenos, menos adaptados.

Hay un proyecto-sentido que está allí. Una vez que tomamos consciencia de ello, somos libres de guardarlo o eliminarlo. 

El problema es: olvidamos la pregunta pero conservamos la respuesta. Olvidamos la pregunta, en el campo de la supervivencia, pero guardamos la respuesta en el plano del comportamiento.

Un comportamiento que puede ser inútil en el nuevo contexto espacio-temporal, puesto que “la guerra terminó”. No tenemos problemas psicológicos, ni problemas de recuerdos. Hay una dicotomía entre el deseo consciente (o ausencia de deseo consciente) y lo que sucede, en términos de deseo inconsciente. Pero el inconsciente es siempre más fuerte.





No hay comentarios:

Publicar un comentario